+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Comarcas

 

festejos de la mare de déu del roser

Tarde de apuestas ganadoras en la última jornada taurina de las fiestas de Almassora

Los animales dieron juego y los presentes pudieron disfrutar de una intensa jornada. El astado del hierro Daniel Ramos, de Borriol, atrae a miles de aficionados

 

Autoridades y festeras no faltaron a la cita con el ‘tombet de bou’, que aportó el punto gastronómico al día. - NACHO MATA

Tres toros pusieron fin ayer al completo programa taurino de las fiestas del Roser. - NACHO MATA

P. R.
15/10/2017

La de ayer era una tarde de apuestas. Del todo al negro. Bien lo sabía la concejala de Fiestas, Isladis Falcó, y el ganadero Daniel Ramos. Su hierro, el que dibujaba de pequeño, era también el del Bou del Poble y eso pesa en una Vila exigente que ayer cerraba la semana taurina del Roser con 3 toros.

Debutaba el ganadero de Borriol en Almassora con Juramento, un torazo que había causado tanta expectación que abarrotó los cadafals de la plaza Mayor. Desde el Ayuntamiento el ganadero vio salir al ejemplar acompañado de la alcaldesa, Merche Galí, ayer con clavel rojo en el pelo en señal de tarde grande. Lo recibió Richard mientras el caos reinaba en los barrotes para poder protegerse, quedando algunos aficionados fuera. Lo rodó también Palacios, que tuvo un susto al caer.

Resultó noble y tuvo movilidad, pasando por La Picaora hasta el Portal. En la calle Mayor lo probaron Adrián Andreu y Jordi Cubertorer. La exhibición se alargó al resistirse a ser encerrado y entró en los corrales no sin antes arrancar con fuerza tras Raulillo.

La reina, Paula Cubertorer, y sus damas, Alba Caravaca, Irene Delgado, Mónica Moral y Andrea Sánchez, presidieron la salida del segundo de la ACT Aficionades Taurines, que también se la jugaban al todo o nada. El colectivo desestimó lidiar el Palha anunciado al no considerarlo en buenas condiciones y por la puerta pequeña salió un Arauz de Robles que puso en ebullición el recinto. Lo recibió Julián Marín a la rodada después de que el animal metiera riñones en las talanqueras. Un comportamiento codicioso y rematador que repitió durante su suelta, destacando a Pincho a la rodada y los tres quiebros repitiendo de Patricio.

Cerró la tarde un astado de San Martín. En él y en el encaste Santa Coloma confiaron Aficionats al Bou. Vinador salió como una bala, barrió los cadafals para tomar salida hacia San Vicente y volvió a la plaza para tomar dirección calle San Joaquín. Recorrió la Vila, con detalles de peligroso.