+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Comarcas

 

UNA RUTA PARA EL FIN DE SEMANA

TURISMO EN CASTELLÓN | Fuente la Reina, las casas colgantes de la Serra d'Espadà

Tras la covid-19, tras la reclusión obligada, la gente necesita viajar y volver a reclamar valores de nuestro territorio

 

TURISMO EN CASTELLÓN | Fuente la Reina, las casas colgantes de la Serra d'Espadà -

Jorge Hermosilla / Jacobo Fernández
13/01/2021

Situado en la vertiente septentrional de la sierra de Montalgrao, Fuente la Reina es un municipio castellonense integrado en la comarca del Alto Mijares y próximo al Alto Palancia. Se trata de un territorio accidentado, bajo el dominio de las alineaciones meridionales del Sistema Ibérico, con la orientación NW-SE. Destaca además de su orografía montañosa, sus altitudes, que superan los 800 e incluso alcanzan los 1100 metros. Un relieve en el que hallamos un cañón por el que discurre el río Maimona: se trata de pronunciadas paredes que configuran una atracción natural como es el propio cañón. El término municipal limita con las localidades castellonenses de Montán, Puebla de Arenoso, Villanueva de Viver y Caudiel, y el municipio turolense de San Agustín.

De origen árabe, Fuente la Reina fue conquistada por el Rey Jaime I y repoblada por los aragoneses, si bien su población morisca se mantuvo hasta su expulsión en el año 1609. El municipio debe su nombre a la tradición oral que relata como la reina Doña Leonor de Portugal bebía agua de una fuente con propiedades medicinales situada en la confluencia del barranco de la Graja y el río Maimona.

 
El agua, recurso presente en Fuente la Reina
 

Además de esta histórica fuente que da nombre al municipio, Fuente la Reina cuenta con otros manantiales y surgencias naturales que destacan por sus aguas, de gran calidad. Es el caso de la Fuente de las Mangraneras, anexa al lavadero municipal. Con 12 caños que representan los meses, constituye el punto de captación de agua potable para la localidad. Otras fuentes son la del Terrero, los Baños, la Pinosa y la Fuente Pierre. En su término municipal se hallan construcciones tradicionales como la Noria, un antiguo molino hidráulico que aprovechaba el agua del río Maimoma; la Calera del Sabinar donde se producía cal y el Aljibe situado en la reserva biológica del Navajo Blanco.

La reserva biológica del Navajo Blanco es una de las siete reservas biológicas que se hallan en el término municipal de Fuente de la Reina y que se pueden recorrer a través de los senderos señalizados, como es el caso de un tramo del GR-7, o las rutas a Villanueva de Viver, la Maimona, la Resinera, Pudía o Peña Ladín. Estas excursiones permiten disfrutar de los atractivos de estos espacios naturales caracterizados por una gran riqueza de vegetación en la que predomina el pino de rodeno, la encina y el roble valenciano; además habitan especies faunísticas de gran valor como la gineta, el tejón o el gato montés. Además de la reserva biológica del Navajo Blanco, hallamos la de La Pinosa, La Lomilla Roya, La Quincha, Navajo Royo, Camino de Andrés y Camino Navajo.

Uno de los principales atractivos turísticos de Fuente la Reina es el conjunto de pozas naturales que se encuentran en su entorno, localizadas en el cauce del río Maimoma. Lugares habituales para el baño en los meses estivales. Destaca también la Cueva de la Pinosa, una cavidad de origen cárstico de amplias galerías y de un gran interés espeleobotánico, visitado regularmente por espeleólogos.

Fuente la Reina se caracteriza por un clima mediterráneo, templado con veranos secos, con rasgos manifiestos de continentalidad debido a su altitud y la disposición del relieve. El clima condiciona su agricultura de secano, en donde destaca el almendro que ocupa la mayor parte del terreno agrícola. Además, durante los últimos años se viene practicando una agricultura ecológica que junto con otros trabajos tradicionales configuran las principales actividades económicas.

La despoblación es el rasgo socioeconómico determinante de este municipio: apenas unos 50 vecinos, el doble de los habitantes que había en el año 2000, y una décima parte de los 500 que tenía a principios del siglo XX. Un municipio afectado por el éxodo rural como otros pueblos de montaña debido a la atracción de las ciudades y a la escasez de trabajo y de servicios. Sólo ve aumentada su población en períodos estivales. El turismo rural revitaliza parcialmente su economía. En los últimos años el ayuntamiento organiza diferentes jornadas medioambientales con el objetivo de promocionar y promover la protección, conocimiento y disfrute del magnífico entorno natural que lo rodea.

El pueblo, un paisaje singular

El casco urbano tiene un origen árabe. Sus estrechas calles, la mayoría de trazado zigzagueante, las numerosas casas de piedra con paredes de mampostería, frecuentemente abandonadas… y el entorno boscoso, ofrecen al visitante un paisaje rural. Llama la atención la disposición de las viviendas en torno a las calles Blas y Solanar, que aparecen colgadas sobre el barranco de la Graja. Nos recuerda a las casas colgadas de Cuenca, y es sin duda un singular atractivo para el turista.

Del patrimonio urbano de Fuente la Reina destaca la Iglesia parroquial dedicada a la Virgen de los Ángeles, un edificio del siglo XVII de gran belleza y singularidad a pesar de su reducido tamaño, y que sobresale del resto de edificaciones. En el interior sobresalen sus pinturas de origen indiano, especialmente en la bóveda. En sus proximidades hallamos el ayuntamiento el cual está catalogado como Edificio de Interés Arquitectónico y alberga la biblioteca municipal. En la planta baja de este edificio se hallaba el antiguo horno del municipio, hoy habilitado como espacio cultural. En él se aloja el antiguo horno de piedra y una recreación de una escuela de mitad del siglo XX con sus típicos pupitres.

En el entorno del municipio destaca el puente sobre el río Maimoma, compuesto por un gran arco central, que se encuentra en la carretera que se dirige a Puebla de Arenoso. Y la microrreserva de la Olmeda de la Fuente la Reina, en la margen derecha del barranco de la Graja.

Temas relacionados