+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Comarcas

 

PLAN MUNICIPAL PARA LA PREVENCIÓN DE TRASTORNOS ADICTIVOS

La Vall identificará las adicciones juveniles para plantear soluciones

La unidad local de conductas adictivas lleva cerrada desde hace casi 6 años. Los alumnos de 1º y 3º de ESO podrán responder a preguntas sobre consumo

 

Una de las problemáticas más extendidas es la del consumo de alcohol. - MEDITERRÁNEO

MÒNICA MIRA
06/09/2017

La próxima semana los alumnos de 1º y 3º de ESO de todos los institutos de la Vall d’Uixó tendrán la posibilidad de participar en una encuesta con la que se pretenden diagnosticar los principales problemas que ellos mismos detectan en relación con las conductas de dependencia, convirtiéndose de este modo en colaboradores directos en la redacción del plan municipal para la prevención de trastornos adictivos.

Así lo explicó ayer el concejal de Servicios Sociales, Antoni Llorente, que este trabajo es un paso más dentro del proyecto de recuperación de la Unidad de prevención comunitaria de conductas adictivas (UPCCA), que fue cerrada en 2011 «por una decisión política», a pesar de que «por ley, todas las ciudades con más de 20.000 habitantes tiene la obligación de prestar este servicio».

REAPERTURA

La primera decisión respecto a la recuperación de este recurso público, que cuenta con una subvención de la Generalitat Valenciana, fue reabrir el departamento el 23 de marzo del 2017. A partir de ese momento, se inició el trabajo de elaboración de un plan municipal que va dirigido, principalmente, a los más jóvenes y a detectar cuáles son las problemáticas más comunes o más preocupantes a nivel local.

Para perfilar esa información, en la recta final del curso pasado se mantuvieron reuniones con «grupos de discusión» formados por directores de los centros de secundaria, maestros o técnicos municipales e, incluso, «en algunas zonas como la Colonia San Antonio, que ya cuenta con una mesa de barrio», según explicó la técnica responsable del servicio, Yoana Monsonís. Con todos ellos se llegó a la conclusión inicial de que los problemas que se detectan en la localidad «no varían demasiado de los que se han identificado a nivel nacional», como sería el caso del consumo de alcohol y el botellón, el de cannabis, el tabaco o los juegos en línea.

En cualquier caso, se considera que la participación de los jóvenes es fundamental para realizar «un diagnóstico de la situación para establecer necesidades».

A nivel local se están realizando algunas acciones formativas y de concienciación, ya que el Consell cuenta con una serie de programas que se coordinan a través de las UPCCA, desde las que se realiza un seguimiento, tanto por lo que respecta a las propuestas dirigidas a los padres, como las que están pensadas para los jóvenes. Aun así, de los resultados del estudio inicial se perfilarán las medidas específicas.