+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Comarcas

 

DEDICAN UNA CALLE EN SU MEMORIA

Vallibona analiza el mito de ‘la Pastora’ con un día cultural

La asociación que impulsa esta jornada quiere desmontar los tabús que rodean a Florencio Pla

 

Vallibona analiza el mito de ‘la Pastora’ con un día cultural -

JAVIER ORTÍ comarcas@epmediterraneo.com VALLIBONA
24/07/2017

Intenso fin de semana en Vallibona, que ha vivido la tercera fiesta dedicada a Florencio Pla Meseguer, conocido como la Pastora. La asociación de amigos de esta figura clave de la posguerra preparó una jornada sobre el integrante del maquis más célebre de els Ports.

En primer lugar, hubo una excursión hasta la masía el Cabanil. A través de representaciones y exposiciones históricas, repasaron los pasajes relevantes de su biografía. Un asesinato en esta construcción, en 1949, marcó a Florencio hasta su muerte. Además, el grupo de representación de la Batalla del Ebro detalló los ropajes de los maquis, su manera de vivir o sus armas.

Uno de los momentos más esperados llegó con el descubrimiento de una placa de recuerdo, que desde el sábado da nombre a una de las calles de la localidad. Finalmente, como colofón a esta jornada de recreación del pasado, se celebró una comida popular en el pabellón municipal. Con actos como estos, la entidad convocante pone en valor su figura.

ROMPER CON LOS MITOS

Esta controvertida trayectoria ha sido durante décadas un tema recurrente en la zona. Son muchos los mitos, tabús y leyendas, algunas de ellas falsas, que se han fraguado a partir de su vida. Estas peripecias se han convertido en novelas, libros históricos o documentales. Una de las intenciones de la asociación es, precisamente, borrar los datos erróneos. Nel·lo Monfort, uno de sus miembros, apunta que «dignificar a Florencio y romper con las polémicas y el machismo creados alrededor de su persona supone nuestro objetivo fundamental».

Pla nació con una malformación sexual, por lo que fue inscrito en el registro como mujer, y sufrió humillaciones constantes durante el franquismo.