+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

benicarló

Los vecinos toman la plaza de Sant Bartomeu para la ‘cremà del dimoni’

La alcaldesa da la sorpresa al responder a las tradicionales críticas con una loa. Miles de vecinos salen a la calle para sumarse a esta fiesta de interés provincial

 

Miles de personas se sumaron a una tradición que está en pleno auge. - SÁNCHEZ

Momento de las loas frente al consistorio, cuando la alcaldesa contestó. - SÁNCHEZ

MARÍA JOSÉ SÁNCHEZ
19/01/2019

Un año más quedó patente que la celebración de Sant Antoni de Benicarló cuenta con la declaración de fiesta de interés turístico provincial en la Comunitat Valenciana debido a su singularidad, tradición y popularidad, entre otros méritos. Miles de personas salieron ayer a la calle para participar en los actos que organiza la Cofradía de Sant Antoni Abat con el apoyo del Ayuntamiento y otras entidades.

Al caer la tarde, la multitud se congregó en la plaza Sant Bartomeu y aledaños para ser testigo de uno de los eventos más esperados: la cremà del dimoni. Pendiendo de un cable y sobre una monumental pira, la satánica figura fue devorada por las llamas hasta que se vio reducida a cenizas y solamente quedó de ella un candente esqueleto metálico.

Con este tradicional y ancestral rito, muy aplaudido por los asistentes y en el que, según la historia, coexisten raíces cristianas y paganas, se escenifica el triunfo del bien sobre el mal y el fuego purificador sirve para proteger no únicamente a los animales, sino también a los devotos del santo y, especialmente, a los agricultores y todas sus cosechas.

Que Sant Antoni, el del porquet, es muy venerado en Benicarló es un hecho constatado, y no menos adoradas son las cocas que cada año elaboran los miembros de la Cofradía y reparten por miles entre el numeroso público. Prueba de ello son las auténticas aglomeraciones que se forman al paso de los carros de la cabalgata o bajo el balcón del ayuntamiento, cuando llega el esperado momento de su lanzamiento. Para conseguir un buen puñado de estas pastas típicas de la repostería benicarlanda, algunos ponen en práctica todo tipo de trucos, como sostener un paraguas invertido a modo de improvisado cesto.

IRONÍA Y SARCASMO // Sant Antoni no es el único que cuenta con un ejército de seguidores, también los loeros tienen una legión de admiradores gracias a su ingenio, que plasman en las cáusticas composiciones en verso cargadas de ironía y sarcasmo. La corporación local y, especialmente la alcaldesa, sirvieron una vez más de inspiración y blanco de críticas a estos singulares rapsodas. Sin embargo, los nominados encajaron con sentido del humor las dedicatorias y la munícipe sorprendió al responder con otra loa.

CABALGATA // Tras la obligada parada en la casa consistorial para recitar los versos y solicitar permiso a la alcaldesa para iniciar la cabalgata, los carros y caballerías recorrieron las calles más céntricas mientras repartían pastas.

Hoy, una misa en la iglesia de San Bartolomé en honor a Sant Antoni abrirá los actos matinales. Tras el oficio religioso y la suelta de palomas, procederán a la bendición de mascotas. Un acto también multitudinario.