+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Comarcas

 

REPORTAJE

La vida y la muerte, de Vistabella a Mauthausen

Dos vecinos de esta localidad murieron en 1941 en el campo de concentración y el archivo municipal reconstruye la historia apuntando a un posible reencuentro

 

Robres y Folch murieron en el año 1941 en Mauthausen, con solo dos meses de diferencia. - ARXIU MUNICIPAL DE VISTABELLA

Robres y Folch murieron en el año 1941 en Mauthausen, con solo dos meses de diferencia. - ARXIU MUNICIPAL DE VISTABELLA

XAVI PRERA
20/03/2016

Unidos en el lugar de nacimiento y en el de la muerte, pese a que Vistabella y Mauthausen están separados por 2.000 kilómetros. Es la tragedia de José Robres y Alejandro Folch, que nacieron en esta localidad del interior de Castellón a principios del siglo XX y murieron en uno de los campo de concentración más trágicamente conocidos del nazismo.

Su sorprendente historia ha sido recuperada por Elvira Safont y Silvia Olaria, que junto a Antonio Giner, dedican parte de su tiempo libre a rescatar narraciones relacionadas con Vistabella. Olaria explica a Mediterráneo que encontró los nombres de Folch y Robres en una base de datos del Ministerio de Cultura que permite saber, por municipios, los nombres de los españoles deportados a la Alemania nazi.

La historia les fascinó, pues ambos solo se llevaban siete años y fallecieron en el mismo campo, en el 1941, con solo dos meses de diferencia, “con lo que no puede descartarse que se reencontraran años después de verse por última vez, puesto que la familia de Folch emigró siendo él un niño a Caldes de Montbui (Barcelona)”.

UNA HISTORIA VIVA // Tanto Safont como Olaria aseguran que se trata de “una historia viva”, porque quedan muchos interrogantes por resolver, entre ellos los motivos que les llevaron al exilio a Francia antes de ser detenidos y deportados a Mauthausen. También si las familias tenían relación durante sus infancias.

Para seguir sus investigaciones con mejores condiciones, ambas mantienen una “batalla continua” para pedir “implicación” al consistorio. De momento, han conseguido un espacio para ordenar los documentos, pero aún no tienen material de conservación, entre otros elementos básicos. H