+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

ACTO INSTITUCIONAL

9 D'OCTUBRE | Puig recuerda a la gente anónima y apela a la alianza para salir de la crisis

El acto institucional del 9 d'Octubre ha sido atípico debido a la situación producida por el coronavirus

 

9 D'OCTUBRE | Puig recuerda a la gente anónima y apela a la alianza para salir de la crisis -

Redacción
09/10/2020

El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha recordado a las personas "anónimas y olvidadas" pero protagonistas esenciales de cualquier transformación social, y ha defendido que es "tiempo de alianzas" para salir de la crisis sanitaria, económica y social causada por el coronavirus.

En un acto institucional atípico con motivo del 9 d'Octubre, en el que el coronavirus ha obligado a reducir tanto el número de premiados como de invitados en el Palau de la Generalitat, Puig ha afirmado que la actitud que nos hará salir de esta situación será "la resistencia y no la rendición; la esperanza y no la resignación, y el futuro, no la nostalgia".

"Es hora de la esperanza", ha destacado Puig, quien cree necesaria una alianza entre generaciones; entre el Estado del Bienestar y los sectores productivos, y entre los territorios para hacer frente a esta pandemia.

Ha asegurado que el sector público y el privado son "las dos caras de una moneda" y ambos "se necesitan", al tiempo que ha abogado por situar la unidad, la estabilidad y la serenidad por encima de la confrontación territorial porque, según ha dicho, "España no es el problema. ¿Qué España? Ese es el problema".

Ha afirmado que la vía valenciana es "más cogobernanza, mayor igualdad financiera, y más conexión emocional entre las partes y el todo" porque "ninguna parte representa el todo, por muy amplia que sea la circunvalación".

El president ha asegurado que este "no es un 9 d'Octubre más", pues por el camino se han perdido más de 1.680 vidas, "víctimas de una terrible pandemia que nos ha sumido en la tristeza, la preocupación y la incerteza", pero ha asegurado que la historia "nos ha enseñado que cada vez que los valencianos se han caído, se han levantado".

"Nos hemos levantado después de guerras y de epidemias, después de dictaduras y de crisis, después de riadas y pantanadas. Con sufrimiento y esfuerzo, pero siempre nos hemos levantado", ha destacado, y ha sido gracias al pueblo valenciano, a "aquellos que escriben la historia con tinta invisible".

Eso mismo ocurre en estos momentos. "No es la acción de los gobiernos, sino la actitud de la ciudadanía la que determinará la evolución de la pandemia", ha afirmado Puig, quien ha añadido que el coronavirus ha fortalecido el tejido comunitario valenciano y ha mostrado "cómo las sinergias superan el individualismo".

"Ahora la tela para coser el país es más fuerte y resistente", ha manifestado, y ha abogado por impulsar una Comunitat "más verde, más digital y más protectora, con el revulsivo del apoyo europeo", con el fin de que el futuro "genere expectativas y no desigualdades".

"El futuro no se impone. El futuro no es la estación a la que vamos o a la que otros nos conducen. El futuro es la vía que hacemos entre todas y todos", ha destacado.

De los premiados por la Generalitat, el president ha asegurado que todos destacan por su "humanidad", pues todos ellos están poniendo a las personas por encima de las cosas", incluso de ellos mismos.

Por su parte, la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, ha recordado que no es la primera vez que este pueblo ha tenido que hacer frente "a desgracias colectivas" que lo han "puesto a prueba", desde la DANA del año pasado, a la riada del 57 o las epidemias de cólera y peste del pasado.

"De todas ellas, el pueblo valenciano se ha rehecho con sacrificio y determinación", ha destacado Oltra, quien ha afirmado que la pandemia actual "nos está poniendo la vida al límite" y enfrentándonos a "nuestra vulnerabilidad y nuestra fragilidad".

"Nos estamos reencontrando y alterando las prioridades. Estamos viendo cómo las actividades esenciales para la vida las tenemos ante lo ojos y son muy simples y a la vez eternamente atávicas: criar, cuidar y curar".