+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

ALIMENTACIÓN

El desayuno, la peor comida de los niños de Castellón

La cena es la alimentación más deficiente en todas las franjas de edad

 

Un alimento calórico para el desayuno - MEDITERRÁNEO

EFE - REDACCIÓN
16/07/2018

Un informe del Colegio de Dietistas y Nutricionistas de la Comunitat Valenciana advierte de los "déficits nutricionales" en dos de las principales comidas del día, siendo el desayuno la peor de los niños valencianos y la cena, en los mayores.

El informe "¿Cómo comemos en la Comunidad Valenciana?" presentado este lunes, es una radiografía de los hábitos alimenticios, rutinas, tipos de alimentos que consumimos y los déficits de la dieta en función de la franja de edad, según un comunicado de la entidad colegial.

Los datos advierten de los "déficit nutricionales" en el desayuno y la cena. "Desayunar bollería o alimentos ultraprocesados o evitar las cenas porque no son necesarias son dos de las pautas de alimentación erróneas que se han generalizado y repercuten en la salud", ha asegurado Paula Crespo, presidenta del CODiNuCoVa.

Según los datos del informe, para más de la mitad de los dietistas-nutricionistas la publicidad engañosa es la causante de pautas de alimentación poco saludables en el desayuno de los más jóvenes, siendo esta la peor comida que realizan al día. Los jóvenes de 18 a 30 años no realizan un desayuno correcto, pero en esta ocasión, por falta de tiempo. 
 
Desde la perspectiva de los profesionales, la cena es la peor comida en todas las franjas de edad adultas, pero por diferentes motivos: de 30 a 45 años por no disponer de tiempo y en segundo lugar por cansancio, motivo que comparten con aquellas personas de 45 a 60 años.

Para los mayores de 60, la causa principal es la soledad, según Paula Crespo, que añade que estos datos "demuestran que los malos hábitos alimenticios y los falsos consejos nutricionales son muy difíciles de corregir y condicionan para el resto de la vida".

Casi la mitad de dietistas-nutricionistas encuestados ha valorado como "mala" la alimentación de los niños y adolescentes valencianos, un 9,3 % considera que es "muy mala" y un 43,3 %, "regular".

Para el CODiNuCoVa, la alimentación de los niños es una cuestión muy preocupante ya que los hábitos adquiridos durante esta etapa de la vida son esenciales para conseguir una alimentación equilibrada.

"Uno de cada cuatro niños valencianos padece sobrepeso y el 18 % obesidad, datos alarmantes que, además de los problemas de salud que acarrean, suelen continuar en la edad adulta", apunta Luis Cabañas, secretario de CODiNuCoVa.

Para uno de cada cinco de los encuestados, la alimentación de los mayores de entre 60 y 75 años es "mala", un 44,3 % considera que es "regular" y solo un 30 % la califica como "buena".

Por el contrario, los adultos de 45 o 60 años son el grupo de edad que recibe una puntación más positiva: para casi un 36,1 % de los dietistas-nutricionistas valencianos comen "bien".

Pese a que un 67 % de los valencianos está preocupado por su dieta, no consideran importante acudir a un dietista-nutricionista ni recibir formación y asesoramiento en este sentido, asegura Crespo.

La pérdida de peso es el principal motivo de recurrir a asesoramiento nutricional, seguido de problemas de obesidad o simplemente por imagen o estética. Los problemas de salud son la cuarta razón y, por debajo de esta, está la inquietud de "vivir más saludablemente".

Según los datos del estudio, el pan, los cereales, la pasta, el arroz y la carne son los alimentos que más se consumen en todas las franjas de edad y su ingesta en exceso tiene "consecuencias para el organismo".

Los nutricionistas creen que no hay una adecuada introducción de las frutas, verduras, hortalizas y legumbres en la dieta de los valencianos en ninguna de las franjas de edad analizadas.

También afirman que el lugar y el tiempo que tardan en comer es determinante para la correcta alimentación. Así, tres de cada cuatro personas de entre 18 a 30 años comen fuera de casa.

Además, el tiempo medio de ingesta de los valencianos es de 10 a 20 minutos en la mayor parte de los casos, salvo en las personas de más de 75 años, que tardan entre 20 y 30 minutos.