+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

juicio en la ciudad de la justicia de valència

Un educador se enfrenta a 5 años por abusos a una menor tutelada

La Fiscalía aprecia «desprotección» por tardar la Conselleria cuatro meses en judicializar el caso. Es el exmarido de la consellera Mónica Oltra, de cuya área dependen los centros de la Comunitat

 

Imagen de Luis Eduardo R.I., sentado ayer en el banquillo durante el juicio que tuvo lugar en la Ciudad de la Justicia de València. - LEVANTE

IGNACIO CABANES
08/11/2019

Un educador de un centro de acogida de menores de València, dependiente de la Conselleria de Políticas Inclusivas, se enfrenta a una pena de cinco años de prisión acusado de un delito continuado de abusos sexuales a una chica de catorce años tutelada por la Generalitat que estaba interna en el mismo. El acusado, Luis Eduardo R.I., exmarido de la responsable de la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas, Mónica Oltra, negó ayer los hechos en el juicio celebrado en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de València.

La víctima, todavía menor (tiene ahora 17) fue trasladada desde el centro en el que se encuentra interna y permaneció esposada en un pasillo hasta que declaró. Este trato --para asegurarse que compareciera en el juicio, ya que en otras dos ocasiones la vista oral se había tenido que suspender por no presentarse la principal testigo-- fue criticado por la magistrada, quien se disculpó ante la adolescente por la forma en la que fue llevada a declarar, contraria a los principios que marca el Estatuto de la Víctima.

LA VERSIÓN DE ELLA / La adolescente ratificó en la sala que sufrió abusos en fechas anteriores a enero del 2017. Por su parte, la jefa de la Unidad de Psicología Forense del Instituto de Medicina Legal de València que la exploró dio total credibilidad al testimonio de la chica. La experta no apreció contradicciones en el relato de la menor, que desde los cuatro años se encuentra tutelada por la Generalitat y ha pasado por varios centros de menores. La joven relató cómo el acusado cogía su mano y se masturbaba creyendo que ella dormía.

EN ‘SHOCK’ / La menor aseguró durante la vista que se quedaba en shock y que no sabía cómo reaccionar. La adolescente admite que en ocasiones le pedía a este educador que le hiciera masajes, porque tenía mucha confianza con él. «Nos llevábamos bien, le pedía consejos, no pensaba que podía hacer algo así», aseveró. Asimismo argumentó que trató de ocultar los abusos por vergüenza hasta que finalmente se lo contó a su novio. Y posteriormente a unos agentes de la policía autonómica.

El procesado negó los hechos y también un trato especial con la citada menor, aunque algunas noches la adolescente le pedía que le hiciera un masaje en el cuero cabelludo, dijo.

Cuatro meses antes de que le confesara a los policías los abusos que presuntamente estaba padeciendo por parte del citado educador, la menor ya le había contado a una trabajadora de un centro de día que estaba siendo víctima de abusos. Esta testigo declaró que le dio «total credibilidad» y ese mismo día se lo comunicó a la Policía Nacional.

Fuentes de la Conselleria aseguran a este diario que se activó el protocolo ante este tipo de casos nada más conocer los hechos. Además sostienen que en esas mismas fechas coincidió que la menor iba a ser trasladada a otro centro por orden de la Fiscalía.

DESPROTECCIÓN / La fiscal del caso aprecia una «clara desprotección con la víctima», a quien se trató de desacreditar en el juicio por su mal comportamiento y el Ministerio Público decidió mantener la petición de cinco años de prisión y otros cinco posteriores mediante libertad vigilada.