+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

CONSECUENCIAS DE LA COVID-19

Uno de cada cinco bares valencianos permanece cerrado desde marzo

La actividad de la restauración en el centro de la capital del Túria y en Benidorm está un 60 % por debajo del año pasado por la falta de turistas

 

Uno de cada cinco bares valencianos permanece cerrado desde marzo -

Ramón Ferrando
12/07/2020

Uno de cada cinco bares y restaurantes de la Comunitat Valenciana permanece cerrado desde marzo por la pandemia. La actividad de la restauración en el centro de la capital del Túria y en Benidorm está un 60 % por debajo del año pasado por la falta de turistas, según revela un informe de la Federación Española de Empresas de Distribución a Hostelería y Restauración (Fedishoreca). La pandemia, como avanzó Levante-EMV el jueves, está provocando una sangría en tiendas y restaurantes de València. Los establecimientos de la plaza de la Reina, la paza del Ayuntamiento y el barrio del Carmen son los que más están sufriendo la ausencia de turistas. Incluso hay restaurantes de franquicias muy conocidas que continúan con la persiana bajada, según lamentan las consultoras inmobiliarias.

Una buena parte de los restaurantes que han abierto opera menos días de la semana que antes porque no tienen suficiente clientela y no han rescatado todavía a todos los trabajadores. Habitualmente, los bares y restaurantes que abren en fines de semana cierran los lunes, pero ahora hay muchos que tampoco están operativos los martes.

Evolución

Fedishoreca está monitorizando la actividad de la restauración desde que comenzó la desescalada tras la crisis sanitaria causada por la COVID-19 y durante la «nueva normalidad», y difunde informes semanales. El último análisis incide en que la actividad del sector en las zonas más dependientes del turismo extranjero se sitúa entre «un 60 y un 70 % por debajo del año anterior».

En la primera semana de julio, la caída global de la actividad de la hostelería y de sus distribuidores es del 28 %, sumando los establecimientos cerrados (21 %) y la pérdida de ventas de los que ya han abierto, si bien ha mejorado un 7 % con respecto a la semana anterior. Con sólo el 79 % de los bares y restaurantes abiertos (el 73 % la semana anterior), las compras a los distribuidores y sus ventas han sido un 10 % menores que el año anterior, indica el informe.

Entre las comunidades autónomas y sus diferentes zonas se dan «importantes diferencias» ya que en las muy dependientes del turismo extranjero como Baleares y Benidorm y el centro de las ciudades de València, Madrid o Barcelona la actividad de la hostelería esta todavía entre un 60 y un 70 % por debajo de 2019, contando los establecimientos cerrados y la menor venta media de los que han abierto.

En Baleares están cerrados todavía el 53 % de los establecimientos y los que están abiertos venden de media un 25 % menos que el año anterior. En Madrid, aunque continúan recuperándose en esta semana, siguen cerrados el 33 % de los establecimientos, y las zonas del centro de la ciudad se mantienen todavía con caídas de actividad entre el 80 y el 50 %.

En cambio, en las seis comunidades con más establecimientos abiertos (Asturias, Aragón, Castilla y León, Andalucía, País Vasco y Castilla-La Mancha) llegan de media al 86 % de reaperturas, pero la actividad total de la hostelería cae de media el 23 % respecto al año anterior.
El informe destaca que en la semana del 29 de junio al 5 de julio ha reabierto otro 7 % de bares y restaurantes valencianos, aunque un veinte por ciento permanece cerrado.

Temas relacionados