+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Reportaje a la contra

Una nueva edad de oro del folclore benicarlando

 

La labor de los diferentes grupos implantados en la localidad ha permitido recuperar piezas que se consideraban como perdidas. - SÁNCHEZ

La labor de los diferentes grupos implantados en la localidad ha permitido recuperar piezas que se consideraban como perdidas. - SÁNCHEZ

MARÍA JOSÉ SÁNCHEZ
08/01/2018

La música tradicional y el folclore de Benicarló están viviendo un auténtico renacimiento. Desde mediados de los 70, con los grupos Renaixença y Raïls, esta cultura popular no había atravesado un momento de auge como el de los últimos años, con la aparición de conjuntos de música y danza como Fartabelitres, Veniu a cantar o La Sotà. Su partipación continuada en las fiestas locales, e incluso en eventos privados, dan constancia de la buena salud del fenómeno.

Además del trabajo de investigación para recuperar antiguas obras, un elemento catalizador ha sido la emisora municipal. Con el técnico Joan Peiró al control, varias agrupaciones han asistido a los estudios para realizar actuaciones en directo que se han divulgado a través de las ondas.

Uno de los principales artífices ha sido Josep Albiol, fundador del desaparecido grupo Raïls, y que actualmente forma parte de las nuevas rondallas. «Hay un mucha gente que está realizando un trabajo de campo para recuperar piezas antiguas de Benicarló y de toda la comarca», indica. Además, también rescatan manifestaciones como el bureo, de carácter festivo y con danzantes espontáneos, «una forma de llevar la música tradicional donde estaba antes, en la calle, con los pasos que se daban en los masos antiguamente», dice.

Paralelamente, el grupo La Sotà, con Filo Pau a la cabeza, tiene un cuerpo de baile y una rondalla que reviven los pasos de composiciones populares.

Charlas con mayores

La formación Fartabelitres ha logrado compilar un variado repertorio a partir de entrevistas con personas mayores del Maestrat. Señalan que sus actuaciones «son una manera de dedicar un homenaje a estos transmisores, por el esfuerzo que han hecho a la hora de recordar y salvaguardar esta parte de nuestro patrimonio inmaterial».

La misma asociación busca revitalizar la Jota de los Quintos. «Cayó en desuso y desapareció, pero con la ayuda de antiguas grabaciones y las aportaciones de las personas mayores se ha conseguido recuperar», apuntan. Gracias a todo este empeño, suena el eco de tonadas de antaño y despedidas que cierran los recitales, al ritmo del estribillo «la despedida vos dono, en guitarra i castanyetes, i el que no estiga content que se’n vaja a fer punyetes».

mediterraneo@elperiodico.com