+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Reportaje a la contra

Quique arranca sonrisas con su chiste 30.000

 

Quique lleva más de seis décadas como dibujante. -

Imagen del primer chiste que Quique publicó en ‘Mediterráneo’ en el año 1979. -

SARA RIOS
30/11/2019

Nuestro dibujante, el siempre ingenioso y astuto Quique, Enric Arenós, está de cumpleaños. El chiste de hoy, que se publica en la página cuatro de Mediterráneo, es el número 30.000 en su larga y premiada trayectoria como uno de los humoristas gráficos más importantes del panorama nacional. Lleva más de 60 años despertando la sonrisa cómplice de los lectores en la prensa escrita. En esta casa, lleva desde 1979 y el de hoy es el número 10.364.

El dibujante de Vila-real tiene archivado cada uno de sus trabajos y de ahí que lleve el cálculo exacto. «Tengo en mi archivo todos los dibujos publicados recortados de todos los periódicos y revistas donde he publicado, que son seis diarios y más de 100 revistas. El primer chiste fue publicado en el tebeo valenciano Jaimito en la página titulada Los lectores en Jaimito, en 1956», recuerda Arenós.

En su amplia y fructífera carrera profesional ha publicado tantos chistes que le resulta muy complicado quedarse con uno. Por ejemplo, el de hoy lo guardará en el recuerdo por lo emotivo de la efeméride y porque su nieta le ha reconocido en el dibujo, «aunque me ha comentado que yo no llevo bastón», señala el ilustrador.

Invitación a la reflexión

Si hay un aspecto que Quique busca a diario es animar a los lectores a la reflexión desde un punto de vista divertido. «Me gusta que la gente piense, reflexione con el chiste», asegura. Y es que siempre ha querido defender a quien más lo necesita a través de sus agudas viñetas, despertando las conciencias.

La afición por dibujar le viene desde muy pequeño, cuando miraba a su hermano, que tenía facilidad para ello, realizar ingeniosos trazos, además leía tebeos, como era costumbre en varias generaciones de españoles que crecieron disfrutando de estas obras que forman parte del imaginario colectivo. Siguiendo la estela de su hermano, Quique recuerda cómo creó su propio tebeo, siendo tan solo un niño, que bautizó como El pasatiempos y así se fue enamorando del arte de despertar una sonrisa con los dibujos.

Tras dar sus primeros pasos profesionales en València, recayó en Vida Nueva, en Madrid, un semanario de índole religiosa, donde publicó 5.000 dibujos. Fue en 1979, cuando el entonces director de Mediterráneo, José María Marcelo, le llamó y le encargó un dibujo para los domingos. Así nació la estrecha y siempre familiar relación de este periódico con Quique. Muchas felicidades.

srios@epmediterraneo.com