+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Geriátricos y Covid-19

Dimite el responsable de residencias de Madrid en plena crisis por la mortandad de ancianos

La decisión se produce horas después de que El PERIÓDICO haya publicado un audio que revela las negativas de la sanidad madrileña a hospitalizar a enfermos de avanzada edad

 

Residencia Vitalia de Griñón (Madrid), a cuyos residentes enfermos se negaron derivaciones a los hospitales en marzo pasado. - DAVID CASTRO

JUAN JOSÉ FERNÁNDEZ
26/06/2020

Óscar Álvarez López, director de la Agencia Madrileña de Atensión Social (AMAS), el organismo que rige a las 25 residencias públicas de la Comunidad de Madrid, ha dimitido esta tarde con una carta dirigida al consejero madrileño de Políticas Sociales Alberto Reyero.

La dimisión se produce en plena crisis política en Madrid por las revelaciones que se van sucediendo sobre lo sucedido en las residencias de ancianos de la región durante la fase más dura de la pandemia, que costó la vida a miles de personas mayores. Entre esas revelaciones, el audio dado a conocer por EL PERIÓDICO sobre las negativas de la sanidad madrileña a hospitalizar a ancianos.

Las razones de dimisión que expresa en la misiva son "motivos de salud", según ha adelantado la cadena Ser. En el mensaje, Álvarez se reivindica orgulloso de su labor "a pesar de todas las dificultades y de la situación dramática" vivida con la pandemia.

Álvarez es el tercer cargo del área sociosanitaria que deja el puesto en la Comunidad de Madrid. El pasado 8 de mayo, y por estar en desacuerdo con la presidencia, dimitió la directora general de Salud Pública, Yolanda Fuentes, quejándose de que prevalecían "criterios políticos" sobre las decisiones sanitarias.

Cinco días después fue cesado en su cargo el director general de Coordinación Sociosanitaria, el psiquiatra y exgerente de hospital Carlos Mur de Viu. Su firma aparece en los duros protocolos de la Comunidad de Madrid que ordenaban limitar la hospitalización solo para ancianos que pudieran caminar por sí mismos, y no tuvieran hipertensión, ni diabetes ni apenas deterioro cognitivo.