+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Vuelta parcial a la actividad

Geles de manos y evitar el contacto

Trabajadores de industria y construcción vuelven a sus puestos entre restricciones para garantizar su seguridad

 

Viviendas en construcción, - EFE/ARCHIVO

SARA LEDO
12/04/2020

Buena parte de los trabajadores de la industria y la construcción vuelven esta semana en algunas comunidades hoy en otras mañana su puesto de trabajo después de sus obligadas vacaciones de Semana Santa. Una vuelta a la actividad que será paulatina y estará marcada por las restricciones en materia de seguridad: geles de manos, evitar el contacto, regular las entradas y salidas, no formar corrillos en los descansos o no compartir herramientas son algunas de las medidas pactadas por sindicatos y patronales sectoriales.

Uno de los trabajadores que vuelven hoy a su puesto es José Manuel Gómez de la Uz, trabajador de la fábrica de producción de aluminio que AluIbérica tiene en Avilés. La compañía inició el viernes su actividad aunque a esta fábrica solo acudirán un tercio de los 280 trabajadores, el resto o están teletrabajando (oficinistas, financieros, técnicos, etc.) o están parados porque la empresa tiene parada la electrolisis desde hace un año.

En su caso, además de la gestión de las entradas y salidas o la prevención de los trabajadores de no acudir a sus puestos si tienen síntomas o familiares enfermos, se han añadido otras específicas (la siderurgia no tiene una guía sectorial) como partir a la mitad los turnos en las actividades de fundición y mantenimiento para que "coincidan la menor gente posible", así como medidas de higiene y limpieza más exhaustivas en comedores, vestuarios, zonas comunes y geles de manos en cada esquina. En el proceso, todos los trabajadores utilizan, desde hace semanas, mascarillas desechables y guantes de latex, según explica De la Uz.

"Los respectivos responsables de Prevención de las empresas han preparado toda una batería de medidas de seguridad, adicionales a las ordinarias, que ya están en marcha y que se irán adaptando a los cambios que se vayan produciendo, explica el director general de la patronal siderúrgica Unesid, Andrés Barceló. La siderurgia representa a una parte de la industria que esta parada y se reactiva esta semana, aunque la mayoría (industria sanitaria, química, agroalimentaria, energética, telecomunicaciones, etc.) se ha mantenido en activo durante este tiempo al ser considerada "esencial".

También vuelve el sector azulejero o la automoción. En el caso de los coches, fabricantes (Anfac), componentes (Sernauto) y concesionarios (Faconauto) han firmado un protocolo con los sindicatos CCOO y UGT que contiene, por ejemplo, la prohibición para el personal externo a usar los baños de los empleados de la empresa. El automóvil iniciará parte de su actividad, como ocurre con la industria azulejera que prevé un arranque "muy lento" por la caída de la demanda. "Los pedidos entran a cuenta gotas por lo que tendremos que ir adecuando la producción al mercado", asegura el presidente de la patronal de los azulejos Ascer, Vicente Nomdedeu. "Que nadie espere que este lunes o el próximo se recuperará la actividad al 100%", avisa el representante de CCOO Industria, Agustín Martín.

CONSTRUCCIÓN

También las obras se reactivan, las públicas y las de obra nueva, porque las de reforma y rehabilitación en espacios con otros habitantes se mantendrán paradas. "Reiniciaremos la actividad con orden, adaptando los planes de seguridad y salud a la guía para reorganizar tajos, maquinaria, instruir al personal para que cuando llegue al trabajo sepamos que está bien de salud y va con su equipamiento, coordinar a las subcontratas para ver cómo está el suministro de materiales...", cuenta el presidente de la patronal CNC, Juan Lazcano.

La construcción es uno de los sectores más organizados para esta vuelta al trabajo, según el secretario general de UGT Construcción, Pedro Hojas. En la guía, además de otras normas comunes, se pide evitar "compartir" herramientas, reducir al máximo las visitas a obra o las reuniones grupales, así como evitar los "corrillos" del descanso. "Si es posible, las empresas pondrán un termómetro a disposición de los trabajadores en el botiquín de primeros auxilios para que ellos mismos se puedan tomar la temperatura corporal", dice la guía. El secretario de Acción Sindical de CCOO de construcción y servicios, Daniel Barragán, insiste que "la prioridad es la salud". "En caso de que esas normas no se cumplan nosotros pedimos a los trabajadores que se pongan en contacto con nosotros para denunciar", asegura.