+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

CRÍTICAS A PEKÍN

Macron se une al coro de dudas sobre la gestión china del virus

"Han pasado cosas que no sabemos", dice el presidente francés en el Financial Times

 

El presidente francés, Emmanuel Macron, se dirige a la nación para explicar las medidas adoptadas sobre el coronavirus, este lunes. - REUTERS / ERIC GAILLARD

EVA CANTÓN
17/04/2020

Washington investiga cómo se ha propagado el coronavirus, Londres advierte a Pekín de que tendrá que responder a preguntas difíciles y París habla de zonas de sombra en la gestión china de la epidemia de covid-19 causante de la mayor crisis sanitaria del último siglo.

Emmanuel Macron se sumó este jueves al coro de dudas sobre la actuación de las autoridades del gigante asiático en la fase inicial de la pandemia, al declarar en una entrevista publicada por el diario británico Financial Times que “han pasado cosas que no sabemos”.

El presidente francés cree que no es comparable la gestión de la crisis sanitaria que han hecho, con dificultades, Francia, Italia o Alemania, con la manera de enfrentarse a la pandemia en China o Rusia. “La transparencia, la inmediatez de la información no tiene nada que ver. Las redes no son libres en esos países. No se sabe lo que pasa de verdad”, sostiene.

En esa línea, ha pedido no caer en la ingenuidad de decir que China ha sido mejor que Occidente controlando la epidemia. “No lo sabemos. Además, hay claramente cosas que han pasado que no sabemos”, ha dicho Macron. 

Algo más lejos han ido el ministro de Exteriores británico, Dominic Raab, al reclamar a Pekín una explicación sobre la aparición del virus y por qué no pudo controlarse antes su expansión, y el presidente Donald Trump, al acusar directamente al país de haber ocultado la gravedad de la epidemia y a la OMS de haber defendido la postura china.

China sitúa la aparición del nuevo coronavirus a finales del 2019 en un mercado al aire libre de Wuhan donde se venden animales exóticos vivos. Los científicos han descubierto que el SARS-CoV-2 se asemeja a un virus presente en los murciélagos que podría haber mutado y haberse transmitido a una de las especies vendidas en el mercado. El virus habría pasado al ser humano, pero no se sabe aún con certeza a través de qué animal.

Junto a la versión china aparecen otras pistas citadas por los medios norteamericanos que hablan de un error en los sistemas de protocolo de un laboratorio de Wuhan que estudiaba el virus en los murciélagos. Según el Washington Post, Estados Unidos había advertido hace dos años a las autoridades chinas  de que las medidas de seguridad en el laboratorio eran insuficientes.

Pekin lo niega todo

Un portavoz del Ministerio chino de Asuntos Exteriores, Zhao Lijian, ha rechazado esa posibilidad, argumentando que la hipótesis de una supuesta fuga del laboratorio no tiene ninguna base científica.

También ha negado que Pekín haya ocultado información sobre el balance del covid-19 justo el día en que se ha revisado al alza la cifra de fallecidos en Wuhan para incluir a 1.300 personas que habrían muerto en sus casas. En China el número de infectado llega a los 80.000 y el de muertos 4.600.

En un contexto de sospecha creciente sobre la actuación de las autoridades chinas, una investigación de Associate Press (AP) señala que el Gobierno habría tardado seis días en informar a la opinión pública de lo que se avecinaba.

Entre el momento en que conoció el tipo de virus (14 de enero) y el momento en el que el presidente Xi Jinping se dirigió a la población (20 de enero) el coronavirus se propagó de manera dramática infectando, según AP, a 3.000 personas.