+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Deportes

 

atletismo 3 Xiii volta a peu a vall dalba

Álex Marín y Criss Kun reinan en la carrera de Vall d’Alba bajo la lluvia

Los mejores atletas locales fueron José Miguel Valls y Ana Isabel Zafra

 

Los ediles de Vall d’Alba con el podio sénior masculino. - MEDITERRÁNEO

La lluvia presidió la carrera disputada ayer en Vall d’Alba. - MEDITERRÁNEO

R. D.
04/06/2017

La lluvia no pudo con la XIII Volta a Peu de Vall d’Alba, que se celebró ayer bajo un intenso manto de agua, pero con la brillantez y la emoción de siempre.

La prueba contó con la participación de más de 350 corredores de la provincia, de los que 305 llegaron a la meta, y tuvo en Álex Marín Fabra, del Maestrazgo-Portell Turisme, a su ganador absoluto. Marín, que cubrió el recorrido de 12 kilómetros en 42.08 minutos, compartió el podio con Abel Bellés Guimerá, del Urban Running Castellón; y Álvaro Ribera Silvestre, del Mur i Castell-Tuga, segundo y tercero con 43.37 y 46.10, respectivamente.

En la categoría femenina, Criss Kun fue la primera mujer en cruzar la meta, 51.23 minutos después del pistoletazo de salida. Le siguieron Ioana Petenchi (Running Moró) con 52.29, y Mariam Montón (CM GR33) con 58.38.

El primer valldalbense que alcanzó la meta fue José Miguel Valls García (Urban Running Castellón), quien necesitó 49.24 minutos para ocupar el puesto 17 de la clasificación absoluta. Y la primera corredora local fue Ana Isabel Zafra Prieto, que cubrió el circuito en 1.05.10 horas.

La XIII Volta a Peu de Vall d’Alba fue organizada un año más por el Grup Senderista L’Albea, con la colaboración del Ayuntamiento de Vall d’Alba, y destacó por el cuidado que se brindó a los participantes, que «desde el minuto cero estuvieron cómodos y atendidos para poder disfrutar al máximo de la prueba», tal como explicó el edil de Deportes, Andrés Gual, que entregó los trofeos junto al también concejal Jesús Miguel Castillo.

Los deportistas fueron recibidos en meta con fruta, agua, bebidas isotónicas y refrescos, así como comida dulce y salada para que repusieran fuerzas. Y un grupo de masajistas atendió las fatigadas piernas de los atletas.