+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Deportes

 

EL INICIO DE LA NUEVA ETAPA DEL CRACK

Apoteosis Neymar en París

El ya exjugador brasileño del Barcelona proclama que llega movido por «un nuevo desafío y para hacer historia», antes de ver ganar a su nuevo equipo por 2-0, en el estreno liguero frente al Amiens

 

El jugador brasileño Neymar, rodeado de aficionados de su nuevo club durante su presentación con el París Saint Germain. - AFP PHOTO / JACQUES DEMARTHON

R. D.
06/08/2017

«He venido para hacer historia». Como si se tratara de un emperador, el futbolista brasileño Neymar fue presentado ayer ante su nueva afición del Paris Saint-Germain, en el Parque de los Príncipes, en medio de una atmósfera de euforia sin precedentes.

El delantero, fichado del Barça por 222 millones de euros, recibió la fervorosa bienvenida de decenas de miles de aficionados del PSG, congregados en el estadio desde horas antes del comienzo del estreno liguero frente al recién ascendido Amiens, que jugaba el primer partido de su historia en la Ligue 1 y al que se impuso sin brillantez por 2-0, con goles de Cavani y Pastore.

«Paris est magique», dijo Neymar en francés, antes de lanzar, en el mismo idioma, el grito de guerra que distingue al club parisino «Ici c’est Paris!» («¡Esto es París!»). «Estoy feliz, encantado con este nuevo desafío. Necesitaré vuestro apoyo», expresó Neymar acompañado por Nasserr al Khelafi, presidente del club, ante una afición que lo interrumpía constantemente con cánticos.

Después, unos toques al balón y una vuelta olímpica por el estadio, lanzando balones a las gradas y acompañado de un numeroso grupo de niños, para sentir de cerca el calor de una hinchada que, por una vez, se contagió de la alegría reinante, culminando una presentación a la altura del fichaje más caro de la historia.

Otro de los retos para Ney será, precisamente, que el público parisino, que tiene una merecida fama de frío, se contagie del espíritu lúdico del jogo bonito y empuje desde las gradas algo más de lo habitual. Ayer, al menos, los hinchas del PSG, sobre todo el sector ultra, se lo agradecieron a los acordes de la samba Aquarela do Brasil, aunque sustituyendo el clásico Brasiiiil por Neymaaaar.

Algunos veteranos comparaban, en los alrededores del estadio, la acogida a Neymar con las que en su día se dispensaron a Ronaldinho o a Beckham. Pero lo cierto es que el primero no era todavía la superestrella que sería después cuando llegó a la capital francesa y el segundo solo fue a poner punto y final a su carrera.

La Torre Eiffel, iluminada

El brasileño presenció el partido de sus nuevos compañeros desde un palco de tribuna junto a su padre, al no poder jugar porque solo ha hecho un entrenamiento y, hasta el viernes por la noche, el PSG no recibió el tránsfer internacional. Con un salto y los brazos en alto, Neymar celebró los goles que dieron el triunfo a su nuevo equipo. La presentación de Neymar se culminó con la iluminación de la Torre Eiffel con los colores de París y de Brasil.

Y, mientras, más de 10.000 camisetas se vendieron solo en la jornada de ayer, anunció el club. Los 222 millones de euros que pagaron los parisinos por la cláusula de rescisión de Neymar comienzan a dar su rédito.