+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Deportes

 

LIGA DE CAMPEONES 3 GRUpo d

Un Barça a medio gas supera a un inofensivo Olympiacos

Ni la expulsión de Piqué en la primera mitad pone en apuros el triunfo de los azulgrana

 

Messi supera la barrera del Olympiacos en la falta que significó el segundo gol del Barcelona. - EFE

EFE
19/10/2017

El Barcelona tuvo que emplearse con una paciencia infinita para superar a un Olympiacos aguerrido en defensa pero casi nulo en ataque, que encajó un 3-1 a pesar de jugar con uno más tras la expulsión de Piqué en el último tramo de la primera parte.

El Barça jugó a medio gas y con mucha pausa, ya que temió que el partido se iba a disputar en el campo del rival, donde se encontró una muralla defensiva que convirtió por momentos en tedioso el encuentro.

La primera parte fue un monólogo del Barcelona, que se sintió muy impotente en las inmediaciones del área griega, donde el técnico, Takis Lemonis, apostó más por evitar la goleada que cualquier otro objetivo.

Así, a excepción de una volea que conectó Vadis Odjidja, en un rechace tras una falta, todo el fútbol se generó en el campo visitante. Leo Messi y, sobre todo, Gerard Deulofeu, fueron los jugadores que más fútbol produjeron, pero fue escasa la eficacia ante los tres palos, tanto por la falta de puntería como por el sistema defensivo griego, dirigido a amontonar cuantos más jugadores mejor dentro del área.

Viviendo en el último tercio de campo, el Olympiacos se olvidó del área azulgrana, incluso cuando Nikolaou se marcó un gol en propia puerta (min. 18).

Paulinho envió un balón al travesaño en el minuto 23 y tres más tarde el exazulgrana Botía se lanzó al suelo para bloquear un disparo de Messi dentro del área.

El Barcelona empujaba, pero no resolvía. Otra vez el argentino, tras regatear a dos oponentes, puso un balón para Suárez, que éste no supo aprovechar.

Y en eso llegó la expulsión de Piqué por marcar con la mano (min. 43). Era la segunda amarilla tras ver otra en el inicio. El Barça debía jugar toda la segunda parte con uno menos.

todo sigue igual / Pero ni así cambió la decoración y los griegos siguieron atrás. Valverde dio entrada a Mascherano —entró por Deulofeu— para ocupar la demarcación de Piqué. No obstante, el choque se siguió jugando en terreno visitante y pasado el cuarto de hora, en apenas tres minutos, Messi —marcó el gol 50 del año y el 100 en competición europea— y Digne pusieron la sentencia, aunque el Olympiacos anotó en el último minuto.