+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Deportes

 

OCTAVOS DE FINAL DE LA CHAMPIONS LEAGUE

El Barça vuelve a Europa entre la ilusión y la presión

Valverde advierte de que salir a contemporizar pensando en la vuelta "es un atajo para perder"

 

Ernesto Valverde, entrenador del Barça. - EFE / GUILLAUME HORCAJUELO

RAFAEL TAPOUNET
18/02/2019

La temporada del FC Barcelona entra en la fase decisiva. Ese momento del curso que los más aprensivos temen y en el que las miradas de los verdaderos aficionados brillan con especial intensidad. Un pasillo de incertidumbre por el que los equipos, acabado el tiempo de los ejercicios y las maniobras, solo pueden marchar de frente y en el que un simple mal paso es toda la distancia que separa la gloria del fracaso. Un camino que los azulgranas empiezan a recorrer este miércoles (21 horas, Movistar Liga de Campeones) en el Groupama Stadium, feudo del Olympique de Lyon, en el partido de ida de los octavos de final de la Champions League, esa copa que el barcelonismo contempla este año con un anhelo rayano en la obsesión.

Ernesto Valverde ya no oculta que, tras la decepcionante eliminación de la pasada temporada, la competición continental genera cierta ansiedad entre sus jugadores, pero trata de hacer una lectura positiva. “Estamos ansiosos por jugar porque nos hace ilusión ir dando pasos en la Champions –apuntó en el encuentro con la prensa previo al partido-. ¿Nos sentimos presionados? Sí, pero es una presión buena, que nosotros aceptamos”. En esa tesitura, los 70 días que han transcurrido desde el último partido europeo se les han hecho largos a la plantilla azulgrana. “Llevamos tiempo esperando jugar esta eliminatoria”, concedió el Txingurri.

LOS LATIGAZOS DE ROMA

El nefasto precedente de la caída de Roma es un mal recuerdo que rodea a la expedición barcelonista como el humo de cigarrillos en una habitación cerrada. No se ve, pero está siempre presente. “La manera en que caímos nos dolió a todos, pero no hay que obsesionarse demasiado. Depende de nosotros que no vuelva a pasar”, señaló Sergio Busquets. Valverde fue aún más allá: admitió que ha hablado “mucho” con sus jugadores sobre aquella derrota –“aunque no podemos estar dándonos latigazos todo el tiempo”, añadió- y no tuvo reparo en reconocer que la sensación de que aquella eliminatoria estaba ganada y que el Barça era muy superior al rival hizo mella en la actitud del equipo. “A estos partidos no se puede venir con la guardia baja”, sentenció.

Esta vez, el equipo que aguarda al Barça es muy diferente a aquella Roma de encallecidos legionarios. El Olympique de Lyon es un conjunto que destaca por su explosiva juventud y su alegría atacante (también por su escaso rigor posicional y por sus lagunas en el repliegue), en el que brillan los talentos individuales del lateral Ferland Mendy, el delantero Memphis Depay y el media punta Nabil Fekir, que se perderá el partido de ida por sanción. Capaces esta temporada de tumbar a adversarios tan cualificados como el PSG y el Manchester City, los muchachos que dirige el lionés Bruno Génésio completaron la fase de grupos de la Champions sin sufrir ni una sola derrota, aunque cedieron cinco empates.

VIDAL, COUTINHO, ALEÑÁ, ROBERTO

Valverde es consciente de que la exuberancia ofensiva del Olympique obligará a los suyos a estar especialmente precisos con el balón para evitar las pérdidas que generen contraataques y a no dudar a la hora de la presión. Y es ahí donde se abre la principal incógnita del once que saltará al césped del Groupama Stadium. ¿Quién debe acompañar a Sergio Busquets e Ivan Rakitic eb el centro del campo? ¿Un jugador de brega y esfuerzo continuado como Arturo Vidal? ¿O un futbolista más dotado para esconder la pelota y combinar como Coutinho, Aleñá o incluso Sergi Roberto?

El técnico no quiso dar pistas, aunque sí se empeñó en dejar muy claro que no entra en sus planes hacer una gestión conservadora del partido pensando en la ventaja que supone jugar la vuelta en el Camp Nou.  “No contemplo eso de contemporizar. Para nada. Es solo un atajo para perder”.