+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Deportes

 

EUROCOPA SUB-21 POLONIA 2017 3 SEMIFINALES

Ceballos pone el arte y Saúl los goles que tumban a Italia

España jugará la final el viernes (21 horas) tras la clase de talento del jugador bético

 

El jugador del Atlético de Madrid Saúl Ñíguez se lució con un ‘hat-trick’. - AGENCIAS / ADAM NURKIEWICZ

RAÚL PANIAGUA
28/06/2017

El talento a raudales del bético Dani Ceballos y la zurda, la mágica zurda de Saúl, guiaron a España a la final del Europeo sub-21 Polonia 2017, aplastando a Italia (3-1), capaz de levantarse hasta con 10 jugadores. Pero no contaba con la explosión goleadora del exquisito centrocampista del Atlético de Madrid, quien dejó un partido inolvidable, al igual que el de Ceballos. Y no solo por el arte de este último y por los tres goles del colchonero (el segundo fue una obra de arte) sino porque su impacto en el partido fue descomunal. Alemania espera ahora a la España de Celades en la final del viernes (21.00 horas, T5).

Los goles fueron de Saúl, que acabó siendo el capitán por la sustitución de Deulofeu, y los regates de Dani Ceballos, el talento del Betis. Entre ellos lideraron a una sólida selección hispana que lleva un torneo espectacular.

Tenía el partido, o eso creía, controlado España cuando Federico Bernardeschi, ya con 10 estaba Italia por la expulsión de Gagliardini, selló el tanto del empate. Todo nació en un despiste defensivo de la selección de Celades. Una falta, que no parecía peligrosa, acabó en el gol de la igualada después de que la pelota tocara en el pie de Vallejo despistando a Kepa creando unos minutos de nerviosismo.

TALENTO Y MAGIA / Pero apareció Saúl, o mejor dicho la imponente zurda de Saúl, para colocar las cosas en su sitio. Era su cuarto (y no último) gol en los tres partidos que ha jugado en el torneo. Al final, logró el triple, por lo tanto cinco. Pero ninguno con tanto valor como ese que rubricó cuando España estaba dormida.

En realidad, la Rojita ha llegado a la final por la enorme calidad del centrocampista del Atlético. Suyo fue el preciso disparo del 1-0 aprovechándose de la magia de Dani Ceballos, cuya cláusula de rescisión es de 15 millones de euros, sí sí, de solo 15 millones. Un gol de interior que interpreta el espacio. O sea, no estaba en el área. Llegó Saúl al área italiana. Suyo fue también el monumental y, a la vez decisivo, 2-1. Y firmó, por supuesto, el 3-1, otro prodigio de un centrocampista llegando desde atrás.

 
 
1 Comentario
01

Por Pepe Porras 13:07 - 28.06.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

No olvidéis a Llorente, culpable de que estos dos pudiesen prestar menos atención atrás y empeñarse más en la ofensiva, ni tampoco las subidas constantes de Bellerin que fueron bastante útiles.