+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Deportes

 

CICLISMO

Contador regresa al ruedo ciclista

El corredor madrileño, con la piel del Trek y nuevas ilusiones, debuta en la Vuelta a Andalucía con la mirada puesta en el Tour

 

Contador, en pleno entrenamiento, este martes. - TREK SAGAFREDO TEAM

SERGI LÓPEZ-EGEA
14/02/2017

Quería recuperar la sonrisa pero le costaba. Llevaba un año en que todo se le torcía, sobre todo desde la primera etapa del Tour. Camino de las playas de Normandía, Alberto Contador se dio un trompazo terrible, una invitación a la retirada inmediata de la ronda francesa. Se montó en la bici, llegó a la meta y al día siguiente se volvió a estampar de bruces. Y, de nuevo, en la Vuelta, en Puebla de Sanabria (Zamora), otra vez por los suelos, otra vez los sueños rotos, los que lo invitaban a ganar la ronda española por cuarta vez.

El Tinkoff era algo así como un especie de equipo convertido en bomba de relojería que rodaba bajo los caprichos de su dueño y extrovertido millonario ruso, Oleg Tinkov, capaz de recorrer cada día parte de la etapa del Tour en bici, con coche auxiliar, mecánico, masajista y todo lo que le hiciera falta… como un ciclista profesional más.

Contador poco soltó de su inexistente relación con su antiguo patrón, hasta el punto de que no se vio ni una foto suya, aún vestido con los colores del Tinkoff --¿quizá se lo habían prohibido?--, hasta que poco después de las campanadas de medianoche, en los primeros minutos del 2017, descubrió su uniforme del Trek, su nueva piel, con la que este miércoles debuta oficialmente, en la Vuelta a Andalucía, hasta el domingo, la primera carrera de un año en el que el Tour vuelve a ser el objetivo, un año en el que volverá a pasar por la Volta y donde su participación en la Vuelta dependerá de lo que suceda en la ronda francesa. Como tantas cosas, como determinar si será, con 34 años, su última temporada en activo.

SONRISA RECUPERADA

Lo cierto es que Contador ha recuperado la sonrisa. Tras su insatisfactorio paso por el Tinkoff tiene ahora un equipo fiel y a sus órdenes, lejos de los desplantes vividos en el último Tour con gregarios que eran más bien rivales (Roman Kreuziger y Rafal Majka) y con un material que ahora se ha sabido que no se ajustaba a las peticiones del ciclista madrileño para afrontar la lucha por la general con garantías.

Contador presume de tener bicicletas a su justa medida, nuevoscompañeros entregados en cuerpo y alma y, sobre todo, ilusión porque por mucho que Chris Froome y Nairo Quintana brillen en el horizonte, él sigue creyendo que tiene otro triunfo del Tour en sus piernas. “El ambiente en el Trek es excepcional. Hablamos mucho y nos planteamos objetivos y, encima, los tests que he hecho son ilusionantes. Este año todo va mejor”, palabra de Contador.