+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Deportes

 

GRIETA EN EL MILAN

Continúa el culebrón de Icardi en el Inter

La relación entre el delantero argentino y el club milanés está cada vez más tensa, con Wanda Nara como protagonista del conflicto

 

Mauro Icardi y Wanda Nara en las gradas del San Siro. - EL PERIÓDICO

IVÁN ADLER
18/02/2019

Netflix debería considerar invertir dinero y armar una serie con la situación de Mauro Icardi. La trama estaría basada en hechos reales y mantendría en vilo no solo al mundo del fútbol internacional, sino también a los programas del corazón. Sobre todo en Argentina, donde la siempre mediática y polémica Wanda Nara, esposa y representante del delantero, es la protagonista y está acusada de dificultar llegar a una resolución.

El pasado 13 de febrero hubo una gota que rebalzó el vaso. En medio de lo que ya eran largas negociaciones por la renovación de su contrato, a Mauro Icardi le sacaron el brazalete de capitán del Inter de Milán y se lo dieron a Samir Handanovic, además de dejarlo fuera de la convocatoria del duelo en el que los milaneses vencieron 1 a 0 al Rapid Viena. Si Icardi se negó a jugar o si el entrenador junto a la directiva decidieron no convocarlo no está claro.

¿PERO CUÁL FUE EL MOTIVO POR EL QUE DECIDIERON REMOVERLE LA CAPITANÍA?

Hay varias cosas, porque la relación Icardi-Inter siempre ha sido fluctuante, y la esposa del argentino, Wanda Nara, tiene un gran responsabilidad. Primero, algo que cayó mal en los milaneses fue la escapada de Mauro a Madrid para ver la final de la Libertadores entre Boca y River, en el medio de una seguidilla de partidos: uno de ellos sumamente importante ya que los 'neuroazzurros' se jugaban la clasificación a octavos de Champions League frente al PSV de locales. Y empataron, por lo que quedaron eliminados. El club le puso una multa de 100.00 euros y la esposa lo niega, a pesa de que el Inter lo hiciera público.

Luego, ahora sí, las frases públicas de Wanda Nara en un programa de TV de Milán, en el que ella es colaboradora,  generaron, al parecer, un problema en el vestuario. Sobre todo con su compañero croata Iván Perisic. "No es el primer partido en el que se dice que Perisic juega mal. ¿La despedida? Si se quiere ir, que se vaya lejos. Se ve que tiene problemas". Obviamente que la frase se dispersó por toda Italia y no tardaron en llegar al jugador croata, que le recriminó a Icardi en el vestuario y lo encaró para advertirle que su esposa deje de hablar de él en la televisión. La relación ya era tensa y ahí se terminó de quebrar la grieta.

Porque, además, también criticó al técnico del Inter Luciano Spalleti: "Me gustaría que Mauro estuviese más protegido por el equipo. No se entiende si estas cosas malas vienen de dentro o de fuera. ¿Porque no está marcando?Siempre ha hecho goles. Lautaro Martínez (el juvenil argentino) ha marcado en varias oportunidades gracias a un gran movimiento de Mauro. A lo mejor Spalleti debería hacer ingresar antes a Lautaro al campo. Se aprovecha de que entre ellos dos son amigos y no hay rivalidad", disparó la mujer.

Estos aspectos sumado a las imposiciones económicas que Wanda Nara está ocasionando en las negociaciones para la renovación del contrato de Icardi colmaron la paciencia del Inter y llevó a la consecuente decisión de la directiva y el entrenador de quitarle la capitanía.

LAS CONSECUENCIAS


Quitarle la capitanía derivó en un escándalo. A Nara le apedrearon el auto mientras estaba con sus hijos dentro en una autopista cercana al estadio San Siro.  El impacto no atravesó el vidrio por lo que tanto ella como sus hijos resultaron ilesos. 

Además, en el compromiso que el Inter venció 2 a 1 a la Sampdoria del pasado fin de semana, Icardi tampoco jugó, supestamente por molestias en su rodilla, aunque sí estuvieron él y Wanda en la tribuna del San Siro. Los ultras 'Neuroazurris' no lo perdonaron. En la entrada de los aficionados al campo repartían panfletos que decían: "Fuera los mercenarios del Inter. Respeto por el que ama a estos colores y respeto por un club que ha hecho historia en el fútbol internacional. Se trata de simplemente respeto. Por el Inter, por su historia y por los hinchas".

Luego, Wanda Nara estuvo en el programa de Milán donde colabora y no pudo contener el llanto ante las cámaras cuando hizo referencia a la situación: "Inter es nuestra familia, no queremos irnos, no queremos dejar el club. Que a Mauro le saquen la capitanía fue como que le arranquen un brazo. Él defiende con orgullo la camiseta del Inter".

Lo cierto es que la situación está cada vez más tensa y no hay indicios de que se pueda llegar a un acuerdo entre Mauro Icardi y Wanda Nara con el Inter. El destino del delantero argentino..... sumamente incierto.