+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Deportes

 

el partidazo de la jornada 3 emoción hasta el final

El ‘efecto Marcelino’ frena al Real Madrid

Los dos tantos de Asensio no sirven al conjunto blanco para llevarse la victoria en el Bernabéu ante un Valencia muy trabajado

 

Los jugadores del Valencia celebran el primero de los dos goles marcados anoche en la visita al Real Madrid. - AGENCIAS

EFE
28/08/2017

El Valencia 2017/18 es bien diferente al de las últimas temporadas. Como muestra, el partido que cuajó ayer el equipo de Marcelino en el Santiago Bernabéu, plantando cara al todopoderoso Real Madrid. Los merengues se adelantaron gracias a un gran Marco Asensio, pero los de Marcelino remontaron con los goles de Carlos Soler, tras una magnífica jugada por banda izquierda, y de Kondogbia. Cuando acariciaban la machada, Asensio de falta directa establecería el 2-2 definitivo. Gran partido del Valencia, que tuteó al vigente campeón de Liga y Champions, entre otros títulos, al que pudo incluso ganar.

El nuevo Valencia es fiel a la imagen de su entrenador, que dota de personalidad a sus equipos. Desde la solidez en el bloque reconstruye ilusiones a un valencianismo necesitado de alegrías. Con unidad y solidaridad en el esfuerzo, desafió a un Real Madrid lanzado. Las ausencias de Sergio Ramos y Cristiano Ronaldo invitaban al intento con esperanza.

El Madrid arrancó con fuerza por el triunfo, sabiendo que le esperaba un duelo duro. La movilidad arriba favorecía la aparición de Asensio por cualquier zona del campo. No perdona el equipo de Zidane las malas salidas de balón. Castiga con dureza el error. Lo cometió Kondogbia al no llegar al pase y apareció Asensio para convertir en fácil lo que es tan difícil. Salió disparado hacia portería rival con su elegante carrera y soltó un zurdazo con potencia y ajustado, imparable para Neto. Sin techo a su crecimiento.

Con Isco rebajando su nivel reciente de magia, Asensio tomaba el mando. Sin embargo, con personalidad, sin hundirse con el golpe, con una nueva fortaleza que refleja el trabajo de Marcelino, empató con un tanto de premio a la cantera. La subida del incombustible Lato la vio Gayá y el pase atrás lo remachó Soler.

SIN PAUSA // La segunda parte fue trepidante. Entró Kovacic de 5, en el lugar donde secó a Messi en la Supercopa de España. El balón era madridista, pero el Valencia mostraba seriedad defensiva y tenía calidad arriba para golpear.

Aguantó en pie los intentos sin éxito madridistas, con Modric teniendo dos opciones de marcar y Bale cabeceando picado ante unos nuevos silbidos a su intento, y comenzó a soltar directos al mentón blanco. Rodrigo avisaba, Zaza cabeceaba arriba y Keylor Navas se lucía volando a una falta de Parejo. Nada pudo hacer cuando apareció de segunda línea Kondogbia, para sacar oro del pase atrás de Rodrigo.

Restaban trece minutos para el final y el Bernabéu se encendía para vivir un intento de remontada de los que tanto les gusta. Se quedó a las puertas, pues solo entró una falta de Asensio.