+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Deportes

 

LAS REACCIONES 3 LA VALORACIÓN DEL TÉCNICO

Escribá: «Al final hay que dar el punto por bueno»

El técnico vuelve a lamentar el frío inicio del partido y la roja de Soriano

 

Roberto Soriano trata de disculparse por la acción que le acabó costando, en el minuto 71, la expulsión directa. - EFE / DOMÉNECH CASTELLÓ

13/02/2017

El Villarreal cedió un nuevo empate en casa, marcado por un tibio arranque de partido, algo que suele ser una constante, sobre todo frente a los equipos de la parte media-baja de la clasificación. Así lo reflejó Fran Escribá, que también lamentó la expulsión (roja directa) de Roberto Soriano.

«Hemos regalado un cuarto de hora al Málaga: no reaccionamos hasta que nos marcó, porque ya antes le habíamos cedido el balón. Después, completamos un buen primer tiempo y tuvimos ocasiones. Empatamos, aunque luego llegó la expulsión y el partido volvió a cambiar. Al final, hay que dar por el punto por bueno», definió el técnico amarillo.

Respecto a la expulsión del italo-germano, Escribá, con sus palabras, evidenció que no estaba nada satisfecho: «Me gusta decirle las cosas a un jugador en el vestuario. Ya le dije a él [Soriano] que ha visto demasiadas tarjetas por protestar, pero esta acción perjudicó gravemente al equipo, al grupo». «Tratábamos de ganar al partido y, al final, intentamos no perderlo», ahondó.

Para el entrenador del Submarino, es un encuentro que ya ha visto otras veces: «Es un tropiezo que nos ocurre muchas veces, resultados que ni esperas ni quieres, pero que se tienen que dar. Intento preparar todos los partidos para ganar, ante los grandes y los no tan grandes, pero sí que estamos teniendo más tropiezos con esos equipos contra los que la gente ve tres puntos fáciles».

BIEN A RATOS // El valenciano fue más allá en el análisis. «Estoy contento con lo que hizo el equipo entre el minuto 15 y el 45. En la segunda parte empatamos, pero, con uno menos, tuve que hacer un cambio para no perder», dijo, respecto a la inferioridad numérica a partir del minuto 71.

Para Escribá, el Villarreal había «llegado mucho, pero hasta ahora nunca hemos jugado con dos nueves puros, porque Pato no le era, Sansone tampoco…» «Con Nico y el propio Adrián -prosiguió- no tenemos ventaja contra los centrales y, en esas situaciones, les pides que ataquen el primer palo, que busquen ser más rápidos que los centrales...», incidió.

LA GRADA // Sobre el público, Escribá fue claro: «Tenemos una buena afición. No es excesivamente caliente, pero faltaría más que le pusiéramos una pega. Cuando tuvieron que animar, lo hicieron».

Este tropiezo en el Estadio de la Cerámica frente al Málaga deja un ambiente un tanto frío, pero Escribá se muestra tranquilizador. «Se suele ver lo que viene por delante (Roma, Real Sociedad…). El equipo afrontará bien esos partidos, porque siempre compite bien», manifestó, sobre el exigente calendario.

Incluso no ve tan cuesta arriba la eliminatoria con el Roma: «Es un rival muy, muy complicado., Trata de ganar la Copa, puede ganar su Liga aunque lo tiene difícil, está en Europa con paso firme... No quiero que ni el grupo ni la gente de fuera piense que no es un rival asequible: tenemos muchas opciones de pasar».

 
 
1 Comentario
01

Por sempregroc 11:34 - 13.02.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Tiene narices el Sr. Escrivá quejándose de los delanteros que tenemos.No se le ha ocurrido jugar de otra manera para aprovechar las características que tienen? por cierto muy buenas como lo han demostrado antes de que él fuera entrenador de este equipo. Cree que con juego más rápido y por los extremos no nos iría mejor?Pero claro, con el juego lento, previsible y ramplón que jugamos y siempre mirando nuestra portería y no la contrtaria eso sería demasiado. Hay que ser más humilde y reconocer los errores para poder aprender y cambiar, ya que de lo contrario nos pasa lo que nos pasa.