+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 

Deportes

 

BALONMANO

García Parrondo y Toni Gerona se enfrentan en la final del Campeonato de África

Túnez y Egipto se miden en una final que pr primera vez enfrenta a dos técnicos españoles con el premio para el ganador de un billete a Tokio-2020

 

Roberto García Parrondo dirige a la selección de Egipto durante el Campeonato de África. - EHF

24/01/2020

Túnez y Egipto, los dos equipos más potentes del continente, disputarán este domingo la final del campeonato de África de balonmano 2020 en un duelo con aroma español. Las final será la primera de la historia que enfrente a dos entrenadores españoles, Toni Gerona, al frente de las 'Águilas de Cartago', que defienden título, y Roberto García Parrondo, al mando de unos 'Faraones' en permanente ascenso.

Un encuentro que es el equivalente al clásico africano, con una veintena de trofeos en las vitrinas y de momento favorable a los tunecinos, con 12 trofeos. Los de Toni Gerona, que se alzaron de forma brillante con el título en Gabón, alcanzaron este viernes la final de forma igualmente espléndida (39-23), con una primera parte espectacular en la que no dieron opción alguna a Angola, otro de los grandes equipos del continente.

Firmes en defensa y muy serios y efectivos en ataque, los tunecinos se marcharon al descanso con una sólida ventaja de 14 goles (21-7). La tónica fue la misma en el segundo tiempo, solo empañada por unos minutos en los que las águilas de Cartago tuvieron una de las pájaras de concentración que tanto preocupan a su entrenador, en particular en los partidos más apretados.

Hoy sí, hoy ha ido todo bien, ahora a esperar lo que toca, dijo a Efe Gerona al termino del partido, en la alusión a la final, que se espera emocionante.

En la semifinal previa, los egipcios pasaron más apuros para derrotar a Argelia, en otro clásico del norte de África (30-27). Los 'faraones', que han crecido como equipo en los últimos años y tienen una de la canteras más potentes a nivel mundial, con títulos importantes en las categorías inferiores, volvieron a parecer que jugaban al ralentí, sin desprenderse mucho de su rival pero tampoco viendo en peligro su victoria. Igual que le ocurriera en la primera fase en su enfrentamiento con Angola, a la que derrotaron por apenas dos goles y en la que parecieron estar regulando esfuerzos de cara a una final que se antoja muy dura.

Una final española en África, entre dos técnicos en ascenso y muy laureados, que tiene premio extra: quien se lleve el partido se llevará también un billete para los juegos de Tokio 2020.