+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Deportes

 

CD CASTELLÓN ► EXPERIENCIA DESDE LA TERRETA

Kike Ferreres se considera «un privilegiado» y quiere el «ascenso»

Aún no tiene 23 años, pero el lateral burrianense acumula experiencia en cuatro clubs de 2ª B

 

El lateral izquierdo burrianense Kike Ferreres (d), frente al San Pedro, es muy intenso en defensa y ataque. - GABRIEL BOIA

ISMAEL MATEU
25/07/2017

Es un valor seguro. Intenso, técnico, con buen golpeo y un constante sube y baja por la banda izquierda... y lo mejor de todo, su experiencia en Segunda División B. Kike Ferreres está llamado a ser uno de los actores principales del CD Castellón para la próxima temporada 2017/18. A pesar de su juventud, el lateral izquierdo burrianense cuenta con una dilatada trayectoria en la categoría de bronce del fútbol español, lo que motivó el interés del conjunto albinegro por hacerse con sus servicios dentro de su política de castellonización del equipo.

Tras haber militado en el Conquense, el Real Mallorca B, la UD Logroñés y el Atlético Saguntino, llegando a disputar con este último algunos encuentros de Copa del Rey y al que ayudó a estar en la zona alta del grupo III de Segunda B, el defensa de Burriana decidió abandonar la entidad rojiblanca para ponerse a las órdenes de Frank Castelló.

ILUSIÓN ANTE EL NUEVO RETO

El burrianense analizó para Mediterráneo cómo afronta esta nueva andadura deportiva. «Sabía que no iba a seguir en Sagunto y escuché varias ofertas. Me decanté por el Castellón porque me sedujo su proyecto y porque los nuevos gestores me transmitieron toda la ilusión y fe que tienen ante este gran reto al que me he unido, que no es otra cosa que ascender al Castellón», reconoce.

Para el futbolista, que tiene 22 años —cumplirá los 23 en octubre—, poder vestir la elástica albinegra es «un orgullo». «Es el equipo de mi tierra, ya venía a Castalia de pequeño. Jugar aquí es un privilegio, y no solo para mí, sino para el resto de futbolistas que pertenecemos a esta plantilla», explica el recién llegado, que no duda en elogiar el equipo que está formando la directiva del conjunto albinegro para tratar de asaltar la Segunda División B.

«Estamos haciendo un buen bloque, pero nuestros rivales también están incorporando refuerzos importantes. Lo que parece seguro es que será una liga muy competida, con muchos equipos tratando de meterse en el play-off», argumenta.

Por otro lado, a pesar del dulce momento que vive la entidad albinegra, que ya se acerca a los 7.000 abonados, Kike Ferreres prefiere que la plantilla orellut se aísle de tanta euforia externa.

«Es verdad que se ha desatado mucha ilusión y eso nos puede meter bastante presión… No podemos pensar en ello. Tenemos que trabajar en el día a día y centrarnos en el encuentro que nos toque cada fin de semana. No podemos pensar en el futuro», confiesa, consciente de que la afición orellut siempre estará a su lado: «Es bueno tener muchos socios, tener el respaldo de la afición. Además, seguro que fuera, también se desplazarán muchos albinegros», sentencia el lateral.