+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Deportes

 

FÚTBOL

La Liga multará a los clubs que ofrezcan sensación de vacío en sus estadios

El nuevo reglamento para la retransmisión televisiva obliga a ubicar al público en las zonas más barridas por las cámaras

 

El presidente de la Liga Profesional, Javier Tebas, en un acto en febrero pasado. - EFE

CARLOS F. MARCOTE
03/08/2016

La imagen es lo que cuenta y el presidente de la Liga de Putbol Profesional LFP), Javier Tebas, sabe mejor que nadie que el hecho de que los estadios ofrezcan sensación de vacío durante las retransmisiones no es lo mejor para vender cada vez mejor el producto, sobre todo en los mercados extranjeros que la patronal futbolística está empeñado en explotar cada vez con mayor eficacia. Para asegurarse la colaboración de los clubs españoles, el nuevo reglamento para la retransmisión televisiva, aprobado la pasada primavera y que ahora ha dado a conocer en detalle la LFP, contempla la obligatoriedad de cuidar lo que lo que se define como la "percepción audiovisual del partido", que pasa por el hecho de que, independientemente de la asistencia de espectadores, "en una óptima retransmisión televisiva el estadio deberá apreciarse lleno". Quien no cumpla las nuevas directrices sufrirá fuertes sanciones económicas.

Así se recoge en el nuevo reglamento, que en lo relacionado con el público especifica que, teniendo en cuenta que gran parte de la cobertura televisiva se realiza con las cámaras instaladas en la tribuna principal "es evidente la importancia de la ocupación de la grada opuesta a la cámara principal". Por esa razón la Liga recomienda "encarecidamente" ubicar a los abonados y público asistente prioritariamente entre córner y córner de la grada opuesta a la posición de la cámara principal.

MANIOBRAS DE RELLENO


"Desde la temporada que viene habrá multas para el club que no tenga el tiro de cámara lleno", había adelantado en abril Tebas, que de forma indirecta presiona así a las entidades para que se esmeren en poner en práctica políticas que atraigan a los espectadores a los estadios. Si no lo consiguen, tendrán que abonarse a esas maniobras de relleno de las gradas para evitar las multas.

La ocupación de la citada grada deberá de ser de al menos el 75%. En caso contrario serán aplicable las sanciones previstas en el reglamento y en caso de que la ocupación sea inferior al 50 % dicha sanción de duplicará. Estos criterios no se aplicarán en encuentros con condiciones climatológicas adversas. El director de partido informará cada jornada sobre la ocupación de dicha grada.


Se trata de uno de los aspectos más llamativos de la nueva normativa de la LFP, que va a llevar a caboauditorias a los clubs para comprobar todo lo relacionado con la retransmisión televisiva, iluminación artificial e instalción eléctrica, césped y publicidad dentro del estadio.
 
BUENA SALUD DEL CÉSPED


En cuanto al estado del césped, en nuevo reglamento recoge que su aspecto tiene un impacto iMportantísimo en la percepción audiovisual de un partido. "La buena salud del césped y su buen cuidado, además de crear unas excelentes condiciones para el juego, repercutirán en la imagen que se proyecta de la Liga, sus equipos e instalaciones", se dice en el documento, que informa también del convenio suscrito con la Asociación Española de Greenkepers, que será la encargada de realizar dos auditorías durante la temporada a cada uno de los estadios de Primera y Segunda (antes del inicio de la segunda vuelta y al final de la campaña). Dos horas antes de cada encuentro el director de partido entregará un informe sobre el estado del césped, que empezará por la vigilancia de su altura (entre 20 y 30 milímetros) y su dureza y compactación (entre 60 y 90 gramos).


El incumplimiento de todas las nuevas normas conllevará sanciones económicas, que se derivarán de un sistema de puntos en el cual cada infracción se valora con puntos negativos. El valor monetario de cada punto negativo será una cantidad fija que se establecerá antes del inicio de cada temporada. Para la que viene puede ser de entre 5.000 y 6000 euros. Los clubs tendrán que pagar al final de cada curso todas las multas acumuladas.