+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

CD CASTELLÓN

Marc Castells se convierte en ‘imprescindible’ en el Castellón y apela a Castalia

Dos de las últimas derrotas llegaron sin que jugara minuto alguno, pero lo considera anecdótico

 

Marc Castells, durante el encuentro ante el Valencia Mestalla en Castalia. - GABRIEL UTIEL

ISMAEL MATEU / CASTELLÓN
07/12/2018

Es uno de los referentes dentro y fuera del vestuario del CD Castellón, así como uno de los capitanes. Luchó muchísimo en su día, cuando estaba en Ucrania —en Primera División—, para conseguir la carta de libertad y reforzar al conjunto orellut, con un único objetivo: el ascenso. Y Marc Castells fue uno de los artífices del éxito albinegro, convirtiéndose en uno de los ídolos, junto a los Dealbert, Cubillas, Marenyà y compañía, de la hinchada.

Pero en pocos meses la situación en Castalia ha variado, ya que lo que se presumía que fuera un proyecto para estar arriba, por el momento se ha convertido en un calvario, traducido en 10 empates, 4 derrotas y una sola victoria tras 15 jornadas disputadas en el regreso a la categoría de bronce del fútbol español.

Lejos de lo esperado. Lejos del nivel de la plantilla. Y, por supuesto, lejos de lo que se merece una sufrida y maltratada afición tantos y tantos años. Pero Marc Castells lo sabe. Y por eso se deja la piel en cada partido.

El mediocentro de Sueca fue uno de los cuatro únicos renovados tras el ascenso —con la baja de Juanjo Gracia solo quedan él, Cubillas y Luismi Ruiz—, y es de los pocos que está cumpliendo con lo que se esperaba de él.

IMPRESCINDIBLE // Un dato curioso es el hecho de que las últimas derrotas, a excepción del duelo ante el Lleida, han llegado sin su presencia, minuto alguno, sobre el rectángulo de juego. Su labor oscura, de trabajo, equilibrio y recuperación son prestaciones que tendrían que ser innegociables para su técnico, David Gutiérrez. Eso sí, el implicado le quita hierro al asunto con su habitual humildad: «Las derrotas sin que haya jugado yo un solo minuto son una anécdota, solo importa que el equipo gane».

Como hombre de club —renunció a ganar muchísimo más dinero en Ucrania por regresar a Castalia— está muy afectado por la situación, pero es un luchador nato y sabe que «si el equipo está unido sacaremos esto adelante». «Hay nivel en la plantilla y trabajamos muy duro toda la semana. Es cuestión de un par de resultados positivos y todo se verá de otra manera», argumenta.

A su vez, apela al factor local para ganar el domingo al Sabadell. «Todos tenemos ganas de revertir está situación y qué mejor que en Castalia con los nuestros. Con el apoyo del público llegará la segunda victoria», finaliza.