+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

SEGUNDA DIVISIÓN B

Más difícil todavía en Mallorca

El Castellón, tras casi nueve meses sin ganar fuera, visita al que más puntos suma en casa

 

Alfredo Máyor, en un lance del Castellón-Atlético Baleares (1-1). - GABRIEL UTIEL

JUANFRAN DE LA OSSA
11/01/2019

El Castellón, que camina hacia los nueve meses sin ganar lejos de Castalia, visita al Atlético Baleares, que encadena ocho victorias consecutivas y es el equipo, de toda la Segunda B, que más puntos ha sumado en casa. El domingo al mediodía, en Son Malferit, el más difícil todavía.

Desde el 0-3 en Alzira que cerró la temporada regular, el Castellón, entre la promoción de ascenso, los 10 desplazamientos ligueros de esta temporada y la ronda copera en Calahorra, acumula 14 salidas sin ganar, con nueve empates y cinco derrotas.

En cambio, el Atlético Baleares, desde el 1-2 frente al Sabadell (16 de septiembre), ha ganado a los siguientes ocho equipos que han desfilado por Son Malferit. Son, en total, 27 puntos de 30 posibles: no hay ningún otro equipo de la categoría con un bagaje como el entrenado por Manix Mandiola, aunque el Racing suma 25 en nueve encuentros (solo ha cedido un empate en Santander).

Los balearicos explotan las peculiares condiciones de Son Malferit, de reducidas dimensiones (98x65 metros), aunque el césped artificial data del verano del 2014, cuando se acometió una profunda remodelación que costó más de 300.000 euros.

HISTORIA DE UN TRASLADO //El Atlético Baleares, que desde ese verano está en manos de Ingo Volckmann (empresario alemán afincado en Mallorca que hizo frente a una ampliación de capital de tres millones), jugó en el Estadi Balear desde 1960 al 2013. Fue, por tanto, el escenario de la última visita del Castellón, en diciembre del 2010, con triunfo (0-1). Tuvo que mudarse por amenaza de derrumbe. A finales del 2017, el club retomó el proyecto para remodelarlo, aunque avanza muy lentamente, de ahí que el equipo blanquiazul, tras una primera parada en Magaluf (Calvià), haya echado raíces en Son Malferit, su hogar por quinta temporada consecutiva. Los balearicos se han visto obligados también a establecer un tope de 1.800 socios, para no superar el aforo.

Como no podía, Paco Regalón contempla «un partido complicado». «Sobre todo --añadió el cordobés-- porque entrenan y juegan siempre». «A ver si damos con la tecla», deseó el central.

3 Por À Punt. El encuentro, que será retransmitido por el canal autonómico balear (IB3) podrá verse por À Punt (12.00 horas).