+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

ADIÓS DE UN CAPITÁN

Mascherano: "Es hora de despertar, mi sueño se terminó"

El jugador argentino se despide emocionado del Barça, que le ofrece un puesto como técnico cuando acabe su carrera deportiva

 

Mascherano, en un momento de la rueda de prensa de despedida en el Auditori 1899 del Camp Nou. - JORDI COTRINA

MARCOS LÓPEZ
24/01/2018

"Me siento un privilegiado. Hace siete años y medio llegué acá para cumplir un sueño. Y es la hora de despertar, se acabó mi sueño. Ha durado más de lo que podía imaginar". A Javier Mascherano, el defensa del Barcelona, se le entrecortó la voz. No podía acabar la frase. Lloraba por fuera. Y lloraba por dentro. "Me siento un privilegiado, que te valore la gente que ha trabajado contigo es el mejor regalo que me puedo llevar. El afortunado fui yo", ha dicho el Jefecito, quien a sus 33 años, emprende la aventura china. Le espera el Hebei Fortune de Manuel Pellegrini, el extécnico del Madrid.

"Este es tu club, Javier", le había dicho antes Josep Maria Bartomeu, el presidente del Barcelona. "Cuando acabes tu experiencia nueva, esta es tu casa. Debes volver Javier como técnico", le instó el dirigente en el Auditori 1899 donde se congregó toda la plantilla, la directiva y, por supuesto, la estructura técnica del club. No faltó nadie. Hasta Carles Puyol y Eric Abidal, dos viejos socios de Mascherano, quisieron estar en su penúltimo día en el Barça.

Mascherano abraza a Abidal / JORDI COTRINA

"El vestuario fue el secreto de todos estos años", ha precisado el Jefecito. "Pensé al llegar que me encontraría con un vestuario difícil por todo lo que se ganó. Pero fue todo lo contrario. Es un grupo humano espectacular. Ese es su secreto", ha dicho Mascherano, recordando que "Puyol, Xavi y Víctor marcaron el rumbo y los demás luego cogieron el mando. Por eso se pasó todo tan rápido", ha subrayado.

Piqué, el sucesor del brazalete
Se va a China el cuarto capitán del Barcelona. Y se va despedido con todos los honores. Hasta Xavi desde Catar se unió con un mensaje en vídeo al homenaje. "Javi, máquina, has sido un ejemplo. Los extranjeros que vienen a este club deberían tomar nota de lo que has hecho", ha asegurado el excapitán azulgrana. Precisamente, se va el argentino y su puesto en el escalafón del vestuario queda libre.


Mascherano y al fondo los 18 títulos que ha ganado con el Barça / JORDI COTRINA

"Llegó el momento. No quería poner en un compromiso al club. Por eso, puse punto y final. No tenía la misma fuerza que antes" (Mascherano)

"Llegó el momento. Debía tomar esta decisión. No quería poner en un compromiso al club, por eso puse punto y final. No tenía la misma fuerza que antes. A veces, es necesario resetearse de nuevo. ¿Piqué, el nuevo capitán? Podría serlo tranquilamente. No siendo, Geri ya lo ha ejercido", ha precisado Mascherano.

"He cumplido, he dado lo mejor de mí. Me voy con esa tranquilidad", ha confesado Mascherano, admitiendo que aquella jugada con Bendtner, el delantero del Arsenal, cambió su vida en el Camp Nou. "Hasta ese momento las cosas no habían sido fáciles para mí. Esa jugada me dio toda la confianza y marcó un antes y después entre el aficionado y yo".  Se va Mascherano porque ya no tiene "fuerzas" ni "ilusión" para competir con la "altísima calidad de centrales" que hay ahora en la plantilla azulgrana.


Toda la plantilla del primer equipo junto a Valverde y sus ayudantes escuchan a Mascherano / JORDI COTRINA

Se va "porque uno, al final, tiene que aceptar la realidad y la mía es que ya no era el jugador que había sido antes. Tenía que hacer este cambio".  Y sus compañeros, puestos en pie, al igual que la junta y los ejecutivos, rindieron la penúltima ovación al jugador que llegó en el 2010 al Barça asumiendo que era suplente, pero terminó por convertirse en el tercer extranjero con más partidos de la historia del club tras Messi y Alves, además de lograr 18 títulos. "Me voy porque no quería perjudicar al club y hay un momento, en que aunque parezca egoísta, debo pensar en mí".