+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 

Deportes

 

GALA DEL BALÓN DE ORO 2019

Messi recupera el cetro mundial y levanta en París su sexto Balón de Oro

El astro argentino se convierte en el jugador con más trofeos dorados de toda la historia

 

Leo Messi, durante la gala de anoche en París, donde se coronó por sexta vez como el mejor jugador del mundo. - EFE

MARCOS LÓPEZ
03/12/2019

Messi se reencontró anoche con su balón preferido. Leo volvió a acunar y besar esa pelota dorada que simboliza lo que ya ha dejado de ser noticia. Es el mejor jugador del mundo, incluso hasta cuando acabó deshonrado como quinto clasificado en el 2018. Ahora, ese esférico tan importante retornó a su dueño, acompañado de Thiago y Mateo, sus dos hijos mayores, que se lo pasaron bomba en París. Ya tiene el sexto Balón de Oro.

«Soy consciente de la edad que tengo. Se va acercando el momento de la retirada. Pero aún me quedan varios años. Parece que el tiempo vuela. Todo pasa muy rápido. Espero seguir disfrutando del fútbol», dijo el crack tras recibir el trofeo de manos de Modric. «Te lo mereces», le dijo el croata al argentino. Cristiano, en cambio, no acudió a la gala. Leo es el Balón de Oro, en segundo lugar Van Dijk, del Liverpool, tercero fue el delantero portugués de la Juventus y cuarto Mané, el goleador del campeón de Europa.

CORONADO COMO ‘LEO VI’ / A las 21.31 horas del lunes 2 de diciembre del 2019 quedó nominado Leo VI como el auténtico monarca del fútbol mundial. Algo está cambiando porque se avista una nueva generación que se asoma a la elite huérfana, además, de jugadores españoles, algo que no sucedía desde hace 30 años.

Llegan nuevos como Van Dijk (segundo clasificado) y Salah (tercero), ambos estrellas del Liverpool campeón de Europa, pero el rey no se toca. ¿Y Modric? Ni rastro del último Balón de Oro. No aparecía en la lista de los mejores. Estuvo para darle la pelota a Leo.

Leo, seis; Cristiano, cinco / Manda la Premier, que coló hasta a 15 jugadores en la lista de 30 nominados. Pero gobierna Leo. Está naciendo un nuevo orden, pero nadie puede con él. Hace ya una década que besó su primer Balón de Oro, siendo apenas un joven de 22 años que se asomaba a la cima del mundo. Desde entonces, no ha descendido de ese trono, por mucho que tuviera que esperar hasta ayer para resolver esa anomalía entre él y Cristiano. Tiene ya Leo seis balones. Y CR, cinco.

«Hace 10 años recibía mi primer Balón de Oro. Me acuerdo de que vine con mis tres hermanos. Tenía 22 años», recordó un emocionado Messi. «Era todo impensable para mí. No podía pasar todo lo que estoy viviendo. He recibo el sexto en un momento totalmente diferente, en un momento muy especial en mi vida personal. Con mi mujer y mis tres hijos, mi hermano y uno de tantos sobrinos que tengo», dijo.

Está el astro argentino por encima de entrenadores. Rijkaard lo acunó con mimo antes de que Guardiola le encontrara el hábitat de falso nueve para explotar como goleador, superando la crisis Tatamartiniana, reinventándose con Luis Enrique y descubriendo ahora nuevos registros con Valverde sin dejar de ser único.

«Nunca me conformo con los premios individuales, es un premio lindo. Pero son secundarios. Los objetivos son conseguirlos a nivel grupal», añadió. «Hay que disfrutar de las cosas mientras lo intentas», comentó el delantero del Barcelona. «Es un orgullo y un placer formar parte de la historia de mi club, al que tanto amo. Es importante para el Barcelona este reconocimiento y hace que el club siga siendo más grande todavía», precisó el ‘10’ culé.

Un fútbol que no envejece / Tiene 32 años y es padre de tres hijos, pero su juego no envejece. Más bien parece regenerarse a cada año. En realidad, es la síntesis de lo que fue (regateador indescifrable, arrancando desde la banda derecha como si fueran los tiempos de Rijkaard, a la que volvió con Luis Enrique para cohabitar plácidamente con Suárez, amigo y vecino del alma) y de lo que no se creía que llegara realmente a ser. Domina el espacio, gobierna el campo y, ahora, gestiona y modula el mensaje con astucia, consciente de que ha entrado en los años finales de una carrera singularmente gloriosa.