+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 

Deportes

 

EL RETO FINAL DE LA TEMPORADA

Nadal es "prudente" ante su participación en el Masters

"Las sensaciones son buenas, pero no hay que dar ningún paso en falso", valora el número 1 tras superar su lesión de abdominales

 

Rafael Nadal y Matteo Berrettini llegan al O2 Arena. - ALEX PANTLING (GETTY)

JAUME PUJOL-GALCERAN
08/11/2019

"Hay que ser prudentes. No se puede dar ningún paso en falso, pero mis sensaciones son buenas, ha valorado este viernes Rafael Nadal en la presentación de las Nitto Finals ATP en el O2 Arena de Londres. Después de dos días de entrenamiento, el actual número 1 mundial espera jugar el próximo lunes ante el alemán Alexander Zverev, defensor del título (20 horas, Movistar).

La lesión de abdominales que obligó a Nadal a retirarse hace una semana sin jugar las semifinales del Masters 1.000 de París parece controlada. Ayer saqué por primera vez pero sin forzar, espero poder hacerlo al 100% el lunes, insistió el tenista mallorquín antes del debut en el Masters, su asignatura pendiente y una obsesión en su carrera.

EL MEJOR, SIN MASTERS

Me encantaría que Rafa ganara el Masters. Para mí es el mejor tenista de la historia y me gustaría que estuviera en ese palmarés con Orantes campeón en 1976 y conmigo. Eso daría mucho más valor a nuestro triunfo destaca a EL PERIÓDICO, Àlex Corretja, el último maestro español que logró el título en 1998 en Hannover hace ya 21 años.

Mucho tiempo. Demasiado, teniendo en cuenta que el actual número 1 debutó en el torneo el año 2005 y aunque durante 15 años Nadal ha estado ininterrumpidamente clasificado entre los ocho mejores del mundo para participar en Masters, solo ha podido jugarlo seis veces por culpa de las lesiones. La última fue en el 2017, cuando se presentó en Londres con problemas en la rodilla y no pudo pasar la fase de grupos.

Este año la presencia de Nadal ha estado de nuevo en duda hasta el último momento por culpa de la lesión que sufrió en París. Superado el susto, busca el único trofeo importante que falta en la vitrina de su museo en Manacor para colocarlo junto a los 19 Grand Slams, 4 Copa Davis, 35 Masters 1.000 y dos medallas de oro de los Juegos Olímpicos de Pekín 2008 (individual) y Río de Janeiro 2016 (dobles).

DESCONFIANZA

La lesión que ha sufrido Nadal te genera desconfianza, valora Corretja, que recalca que la pista tampoco es la mejor para el juego del mallorquín, que en su carrera solo tiene dos títulos en torneos bajo techo. En Londres las condiciones del juego son perfectas para jugadores como Djokovic o Federer. Aquí no tienen tanto desgaste físico, se juega a tres sets y hay un día de descanso entre partido y partido. Además, no tienen las incomodidades de una pista al aire libre, con viento, sol, frío o calor. Aquí la pegan y mandan la bola donde ellos quieren.

Tampoco le ha favorecido a Nadal el sorteo de los grupos. Si es cierto que de entrada evita a Federer, ganador de seis títulos, y Djokovic que abrirá el torneo este sábado (14.00 horas, Movistar), en su grupo el tenista mallorquín tiene a los tres mejores jugadores de la next gen como son Daniil Medvedev (23 años y 4 mundial), Alexander Zverev (22 años y 7 mundial) y Stefano Tsitsipas (21 años y 6 mundial).

LA LUCHA POR EL NÚMERO 1

Nadal domina en sus enfrentamientos a los tres. "En condiciones normales, si está bien físicamente, Nadal es mejor que cualquiera de ellos", destaca Corretja. Las estadísticas confirman su opinión. Zverev ha perdido los cinco partidos que han jugado. El más "incómodo" de los tres es Medvedev, al que Nadal ha ganado las dos veces que han jugado, aunque la última vez, en la final del Abierto de EEUU, el tenista ruso le forzó al límite de los cinco sets. Tsitsipas es el único que puede presumir de haberle ganado hace unos meses en Madrid, pero el griego ha perdido cuatro veces.

En Londres, además del título, también estará en juego el número 1 mundial que ahora tiene Nadal que supera a Djokovic en 640 puntos. El tenista mallorquín podría serlo finalmente sin necesidad, incluso, de jugar el torneo. Para desbancarle, Djokovic necesitaría llegar a la final y si su rival en ese partido fuera Nadal el número 1 sería quien ganara el título. Una situación que se dio en el 2016 cuando Andy Murray ganó la final a Djokovic y le arrebató el número 1.