+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Deportes

 

Orgías con máscaras en la Villa Olímpica de Río

El espectacular aumento del uso de Tinder y otras aplicaciones dispara la actividad sexual de los atletas. Muchos deportistas logran colar a sus ligues en el alojamiento oficial pese a los controles

 

Ambiente festivo en la recepción a los atletas a su llegada a la Villa Olímpica de Río de Janeiro - AP / CHARLIE RIEDEL

EDU SOTOS
03/08/2016

En la coqueta zona internacional de la Villa Olímpica de los Juegos Olímpicos de Río 2016, la única zona en la que los atletas y la prensa pueden interactuar libremente, muchos no quitan el ojo a sus teléfonos móviles. Aunque se podría pensar que los aspirantes a medallistas intentan comunicarse con sus amigos, familiares y parejas a miles de kilómetros de distancia, un sutil movimiento del pulgar, desde el centro de la pantalla hacia los lados, les delata: están buscando un ligue en Tinder.

Mientras medio mundo se dedica a buscar ‘pokemons’ por sus ciudades, en el mes previo a Río 2016 el número de búsquedas a través de esta popular aplicación móvil sobre hombres y mujeres de Río de Janeiro, algo que solamente es posible gracias a la función 'Passport', aumentó un increíble 10%. Es decir, muchos de los 10.500 atletas y 500.000 turistas que planeaban venir a la ‘cidade maravilhosa’ ya se estaban preparado para dejarse llevar por el mítico erotismo de los cariocas.

No es casualidad que tantos ‘gringos’, palabra que los brasileños usan para referirse a los extranjeros, se hayan decantado por esta aplicación si se piensa que Brasil tiene la segunda mayor población de usuarios de Tinder del mundo, en torno a 10 millones de personas. Una cifra muy acorde a su fama de promiscuos que además se acompaña del récord de ser los que más flechazos encuentran en la aplicación, un 15% por encima de la media mundial.

REPARTO DE CONDONES
Conscientes de que el calor tropical y la exuberancia local podrían alterar el sosiego de los atletas, el Comité Olímpico Internacional (COI) repartió nada menos que 350.000 preservativos masculinos y 100.000 femeninos o, lo que es lo mismo, una media de 42 preservativos por cabeza. Una auténtica locura si se piensa que se trata de un aumento del 500% respecto a los condones que fueron distribuidos en los JJOO de Sidney, allá por el año 2000 cuando el ligoteo todavía se hacía previa petición, cara a cara, del teléfono móvil.

"Estoy hablando con varios atletas por Tinder. Algunosvan muy a saco", confiesa a EL PERIÓDICO una reportera internacional. En tan solo dos horas de interacción, esta joven periodista ha recibido algunas ofertas para realizar sexo en grupo en apartamentos de la Villa Olímpica. "Me dijeron que trajeseuna máscara y que sería fácil colarme en la Villa", confiesa temerosa de que tal osadía pudiese significar la pérdida de su credencial olímpica.

A pesar de que no tiene ninguna intención de llevar el asunto más adelante, no puede dejar de preguntarse si realmente es tan fácil acceder a una Villa Olímpica con férreos controles de acceso, miles de cámaras de seguridad y un dispositivo de 500 agentes. En teoría, la Villa de Río 2016 es la más segura desde los atentados de Múnich en 1972, sin embargo, el reciente robo de los ordenadores portátiles y camisetas del equipo de ciclismo de Australia ha levantado muchas sospechas.

De hecho, no sería la primera vez que el rumor de que los atletas olímpicos estarían colando a extraños salpica a una Villa Olímpica. En los JJOO de Pekín 2008 la portera del equipo estadounidense de fútbol, Hope Solo, confesó haber colado a una ‘celebrity’ en su habitación como manera de celebrar la medalla de oro. "Es mi secreto olímpico", declaró a ESPN mientras los medios del país especularon con que se habría tratado del actor Vince Vaughn, algo que finalmente fue confirmado por ella misma.

Mientras tanto, su compatriota el nadador Ryan Lochte, medalla de oro en Atenas y Pekín, sentenció poco antes de acudir a Londres 2012: "Entre el 70% y el 75% de los deportistas mantienen relaciones sexuales entre sí durante los Juegos Olímpicos". Un par de polémicas declaraciones que palidecieron ante la explicación del nadador Eric Shanteau, oro en Londres 2012, quien apuntó que "la Villa se convierte en algo salvaje, el centro de sexo más grande en el que he estado nunca".

Visto lo visto y teniendo en cuenta la enorme ayuda de las nuevas aplicaciones móviles (ya sea Tinder, Happn o su versión gay Grindr) no hay duda de que la Villa Olímpica de Río 2016 promete hacer honor a una ciudad conocida mundialmente por la sensualidad de sus hombres y mujeres. Teniendo en cuenta que se trata de la mayor Villa Olímpica de la historia de los JJOO, con una capacidad total de 17.950 personas, el asunto dará mucho que hablar en los próximos días.