+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Directo

La peluca de Sergi Escobar

El entrenador del Castellón está preparando al equipo para llegar a la fase de ascenso al 100%

 

La peluca de Sergi Escobar -

JOSÉ LUIS Lizarraga
05/02/2018

jlizarraga@epmediterraneo.com

@josellizarraga

El 26 de junio de 2005, Sergi Escobar botaba como un loco, al lado de Tono Rodríguez, ambos con una peluca albinegra, celebrando el ascenso del CD Castellón a 2ª A. Lo vivió y lo disfrutó en la grada, emocionado, desatado de alegría y abrazado a Tono, el tipo con el corazón más grande que conozco y por el que corre sangre albinegra.

Hoy la cabeza de Sergi Escobar está totalmente centrada en llegar a esa fase de ascenso de junio, para 13 años después sacar al CD Castellón de ese pozo en el que le metieron sus nefastos dirigentes. Mira a la Liga, pero toda su planificación y refuerzos están encaminados a alcanzar el play off en el mejor momento. Le comenté el pasado jueves en la redacción de Mediterráneo, que el Castellón acabará como primer clasificado. Su dinámica es buena.

Bruixola ha acertado con Escobar. Este almazorense que compagina su puesto de entrenador con su trabajo de jefe de estudios de colegio Pascual Nácher de Vila-real, es un chico preparado y que sabe hacer llegar bien su mensaje.

Creo que su principal virtud es que un tipo normal, que disfruta al máximo con lo que hace y se ha entregado a la causa ayudado por sus hombres de confianza como Héctor Mohedo, otro de los que siempre suma positivismo. ¿Su peor defecto? Lo mismo, ser tan normal que si uno no escarba en su personalidad no llega a alcanzar su valía real, en un mundo en el que, desgraciadamente, el postureo se ha convertido en asignatura universitaria. Sergi posee la inteligencia de quien sabe delegar en su gente, confiar en el grupo y tomar las decisiones importantes.

Su profesión de maestro es sin duda un plus para dirigir grupos tan complicados como los que forman los equipos de fútbol. El objetivo del Castellón no es otro que ascender y lo tiene muy claro y lo asume plenamente. Algo que en su momento no hizo, por ejemplo, Frank Castelló. Para llegar a esa meta se puede recorrer el camino de varias formas. Y él me ha convencido de que ha intentado elegir la más conveniente. La fortaleza del CD Castellón se ha logrado desde una mejoría absoluta en el juego defensivo. Y ayer, ante el Crevillente, también se ofrecieron momentos de buen fútbol. La columna vertebral de este equipo es muy buena. Zagala ha recuperado el tono en la portería. Enrique, Arturo y Dealbert son tres muy buenos centrales. Marc Castells es el tipo de jugador que necesitaba el equipo, junto a Ximo Forner y Marenyá. En mi opinión Cubillas es un lujo de 9 para el Castellón, y junto con Cristián Herrera, otra incorporación muy importante, son dos futbolistas que pueden resolver en la promoción.

Sergi Escobar es un hombre que maneja bien la palabra. Es un buen comecocos. Su trabajo para aminorar la presión que supone jugar en un equipo con más masa social que la mayoría de clubs de Segunda A y que unos cuantos de Primera, empieza a surtir efecto. Desde luego no espera una autopista hacia el ascenso, porque en el interín habrán baches, curvas y algún que otro susto. Pero las sensaciones son muy buenas.

Mientras, Sergi continuará hablando de fútbol con pasión, emocionándose cuando habla de su Castellón, saliendo a tomar un café al Racó Albinegro en la esquina de la salida de vestuarios de Castalia, un rato antes de empezar los partidos, y viendo fútbol. Un tipo respetuoso y correcto, conla virtud de ser normal. Tono ya le prepara la peluca, la del ascenso a 2ª B. PPO.