+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Deportes

 

La quinta etapa, el primer contacto real con la montaña del Tour

La subida de la Planche des Belles Filles, situada en los Vosgos, pondrá a prueba a los ciclistas en la primera llegada en alto a un puerto de entidad

 

Chris Froome victorioso en La Planche des Belles Filles - Peter Dejong

ASIER JIMÉNEZ LARZÁBAL
04/07/2017

La etapa 5 entre Vittel y La Planche des Belles Filles marcará un antes y un después en la historia de este Tour de Francia 2017, en el que se empezará a ver quién está bien y quién no entre los grandes favoritos. El hecho de que el primer puerto de entidad llegue tras solo 4 días de competición y que en la etapa solo lo preceda una cota de 3ª categoría (Côte d'Esmoulières), significará que los corredores llegarán realmente frescos para un final duro en el que se prevé pelea tras los 160.5 kilómetros de etapa.

La Planche des Belles Filles solo ha conocido dos finales de etapa del Tour. La estación de esquí de los Vosgos vio cómo Chris Froome conseguía imponerse a Cadel Evans y a su líder de equipo Bradley Wiggins en el 2012. Ésta fue una de las primeras exhibiciones que demostraban que el británico podría luchar por un futuro maillot amarillo. En 2014, la estación francesa acogió un final de etapa en el que Vincenzo Nibali consiguió batir a Thibaut Pinot y a Alejandro Valverde.

Con 5,9 km de subida y una media del 8,5%, el primer puerto de montaña comienza con un primer kilómetro duro al 9,4% y con rampas de hasta el 13%. Suaviza en el siguiente kilómetro al 6,7%, aunque también cuenta con rampas de hasta el 11%. El tercer kilómetro se completa con una media del 9.4% y el siguiente kilómetro es el más duro con una pendiente media del 9,5% y rampas sostenidas del 11%. El quinto y sexto kilómetros, donde la acción se condensará, tienen una pendiente media del 8,3 y 8,2% respectivamente, pero cuentan con una terrible rampa final del 20% que pondrá a los corredores en apuros en la lucha por la etapa y posiblemente cree pequeñas diferencias entre los hombres de la general.

Chris Froome tratará de volver a encontrarse con las sensaciones de ganar en la estación de esquí de los Vosgos, pero no estará solo. Richie Porte, que ya lo intentó en la Cota de las Religiosas en la tercera etapa, estará también preparado para demostrar su ambición por el amarillo. Alberto Contador también se mostró muy combativo al pie de la cota que remataba la tercera etapa, y seguro que estará pendiente a los movimientos que se realicen en cabeza. Nairo Quintana y Rigoberto Urán demostraron también estar bastante atentos a todo lo que tenía que sucedía en el final de la tercera etapa y son dos nombres a seguir para este final. También lo es el irlandés deQuick Step, Dan Martin, que tuvo un buen desempeño en la Cota de las Religiosas con un tercer puerto. La Planche de Belles Filleses un puerto que al no ser excesivamente largo puede favorecer al irlandés. El primer final en alto, sin embargo, permitirá que haya más hombres de los esperados en la pugna por la etapa ya que, al fin y al cabo, las fuerzas están aún casi intactas y las diferencias deben ser, a priori, muy pequeñas.