+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Deportes

 

PROBLEMA PARA EL CAMPEÓN

Sagan se salta la CRE del Mundial mientras se recupera de un resfriado

El vigente campeón del mundo en ruta (2015 y 2016) intentará revalidar su título en Bergen

 

Peter Sagan logra su victoria número 100 en el Gran Premio de Quebec, el pasado 8 de septiembre - AP / JACQUES BOISSINOT

ASIER JIMÉNEZ LARZÁBAL
16/09/2017

Peter Sagan no correrá este domingo la contrarreloj por equipos del Mundial que comienza a las 15:35 en Ravnanger. El ciclista eslovaco del Bora Hansgrohe lleva varios días enfermo, con dolor de garganta y fiebre, tras disputar los grandes premios de Quebec y Montreal. El equipo alemán perderá a uno de sus principales pilares para la contrarreloj que da comienzo al Mundial de Bergen.

El director deportivo del equipo, Patxi Vila, anunció en la televisión noruega que Sagan no correría debido a un resfriado. "Debía haber hecho la crono, pero ha decidido que sería mejor descansar, entrenar en casa y llegar para correr la ruta".

El Bora tendrá que afrontar la exigente contrarreloj por equipos sin el eslovaco pero con Jan Barta, Macej Bodnar, Marcus Burghhardt, Patrick Konrad, Lukas Pöstlberger y Aleksejs Saramotins.

"Demasiado dura"
Muchos son los ciclistas que han afirmado que la crono por equipos entre Ravnanger y la línea de meta situada en el centro de Bergen, en Festplassen, justo delante de un acogedor lago que gobierna el centro de la segunda ciudad más grande del país nórdico, es "demasiado dura". Imanol Erviti y Alex Dowsett, del equipo Movistar, aseguraban en la línea de meta en los entrenos previos que es un circuito "con muchas subidas" y para nada exclusivo para rodadores.

La realidad es que el monstruo con el que se encuentran los ciclistas se llama Birkelundsbakken, situado a unos 8 kilómetros del centro de la ciudad. Esta subida, de tan solo 1,4 kilómetros es realmente mucho más exigente de lo que el perfil indica. Tiene un asfalto que agarra y aunque hay un pequeño descanso al principio, termina en un tramo al 9,1%.

Daniel Oss, del BMC, y Manuel Quinziato -que recientemente ha anunciado su retirada para convertirse en agente de ciclistas- también convenían que el circuito que les espera es muy duro. De hecho, la dureza no solo provendrá del quebrado perfil, sino también del viento. Precisamente ese factor será determinante para los corredores en el puente de Askøy, que se atraviesa en el kilómetro 12,5 y que puede causar estragos en las formaciones de los equipos si las inclemencias del tiempo se acentúan.