+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Deportes

 

RÉCORD DEL EXMADRIDISTA

La segunda juventud de Iker Casillas

El guardameta del Oporto ha firmado su mejor inicio de temporada con el club portugués sumando cuatro partidos imbatido

 

La segunda juventud de Iker Casillas - MIGUEL RIOPA

EL PERIÓDICO
28/08/2017

Las segundas oportunidades en el fútbol no suelen darse muy a menudo, pero Iker Casillas está disfrutando de ella con el Oporto. El guardameta de Móstoles ha completado un inicio de récord con el club portugués, permaneciendo imbatido durante los cuatro primeros encuentros de la liga portuguesa. 

Con 36 años, Casillas está viviendo una segunda juventud en el club portuense con un excepcional estado de forma que le ha permitido llegar a los 360 minutos de esta liga sin haber encajado un gol. Para Iker, esta nueva época contrasta con su primera temporada en Oporto y su última en Madrid con el club blanco, en las que no dejó el mejor sabor de boca entre los aficionados. Desde que Casillas llegó en 2015 al Oporto no dejó de intentar ganarse el corazón de los dragones con sus actuaciones y, si bien la primera temporada no tuvo su mejor rendimiento, la pasada consiguió conquistar a todo el Estadio Do Dragao. El gran inicio de temporada del portero no hace más que remarcar que a su edad sigue siendo un hombre útil para el equipo en el que juega.

UNA MOTIVACIÓN EXTRA

Para Iker, el buen inicio de temporada en lo individual supone "una motivación extra". El hecho de permanecer imbatido cuatro partidos es "un premio colectivo" para el guardameta madrileño, que también asegura que "esto no es algo que se consiga solo". "No solo defiende el portero, defiende todo el equipo" añade el ex del Madrid que ya sabe lo que es estar imbatido durante 51 partidos en la Champions. 

Casillas que se marchó del Madrid silbado y abucheado por gran parte de la afición blanca, vive ahora un nuevo renacer que también tiene que ver con la tranquilidad y con la comodidad con la que vive en Oporto, ciudad en la que el cancerbero se encuentra "muy a gusto".