+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 

Deportes

 

CASTIGO EJEMPLAR

El St Pauli aparta a un jugador turco por apoyar la invasión de Siria

El club de Hamburgo alega que la proclama militarista de Cenk Sahin es incompatible con los valores que defiende la entidad

 

Un grupo de jugadores turcos hacen el saludo militar tras marcar un gol ante Francia el pasado lunes. - DPA / JULIEN MATTIA

EL PERIÓDICO
15/10/2019

El St Pauli, club de Hamburgo que en la actualidad milita en la Segunda División alemana, ha decidido apartar del primer equipo al jugador turco Cenk Sahin después de que este publicara en las redes sociales un mensaje de apoyo a la invasión militar de su país en Siria. "Estamos al lado de nuestros heroicos militares y de nuestro ejército. Estáis presentes en nuestras oraciones!", escribió el centrocampista de 25 años.

El mensaje irritó profundamente a un amplio sector de la hinchada del St Pauli, club vinculado históricamente a la izquierda política, que se organizó para pedir la salida de Cenk Sahin, por cuyo fichaje se pagaron 1,3 millones. Tras desmarcarse públicamente de la opinión del futbolista turco por no ser "compatible" con los "valores" del club, los directivos del St Pauli se reunieron con Sahin y le comunicaron su decisión de apartarlo del primer equipo.

ACTOS DE GUERRA

"Después de numerosas discusiones con los aficionados, miembros y amigos cuyas raíces se encuentran en Turquía, nos ha quedado claro que no podemos ni debemos intentar medir en detalle los matices en las percepciones y actitudes de otros orígenes culturales. Sin embargo, que rechazamos los actos de guerra no está abierto a dudas o discusión", apuntó el club en un comunicado. El jugador se entrenará en solitario por el momento, a la espera de que el St Pauli le busque una salida en el mercado invernal de fichajes.

El castigo se produce solo un día después de que un grupo de jugadores de la selección turca de fútbol se convirtiera en objeto de controversia al celebrar el gol del empate ante Francia en el Stade France de París con un saludo militar.