+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Deportes

 

villarreal cf 3 LA CRÓNICA DE LA 28ª JORNADA DE LALIGA

El Submarino se dispara un tiro en el pie en Las Palmas

Un error de Musacchio que costó la roja a Víctor Ruiz y un penalti no señalado a Sansone, claves

 

A la izquierda, Borré entró para mantener con fuelle las llegadas del Villarreal en busca del empate, ya con Sansone (arriba) fundido. Sobre estas líneas, Bakambu, la última baza ofensiva que se jugó Escribá. - EFE (QUIQUE CURBELO) / AFP (D. MARTÍN)

A la izquierda, Borré entró para mantener con fuelle las llegadas del Villarreal en busca del empate, ya con Sansone (arriba) fundido. Sobre estas líneas, Bakambu, la última baza ofensiva que se jugó Escribá. - EFE (QUIQUE CURBELO) / AFP (D. MARTÍN)

JOSÉ LUIS LIZARRAGA
18/03/2017

La gran racha lejos del Estadio de la Cerámica concluyó anoche en Las Palmas. El Villarreal perdió fuerza en la lucha por la Champions merced a dos errores defensivos, uno muy claro de Musacchio que desencadenó en una tarjeta roja a Víctor Ruiz y dejó al Submarino con un hombre menos durante 70 minutos. Demasiada ventaja para un rival que no llegaba en su mejor momento, pero que se aprovechó de las facilidades y acabó ganando un partido que no tuvo cómodo, pese a todo. El Villarreal tuvo oportunidades para empatar y vio como no se le señalaba un penalti a Nicola Sansone que pudo cambiar el signo del encuentro. El equipo de Escribá se pegó un tiro en el pie en su lucha por ese cuarta plaza que le deja con muy poco margen de error.

El Villarreal aterrizó en las Islas Canarias con la etiqueta de ser el mejor equipo de la Liga en números defensivos. Una aureola justamente dimensionada por todos en la capital grancanaria en la previa del partido. Las trayectorias de ambos equipos confluían de forma opuesta antes del choque entre los dos conjuntos amarillos de la competición: la ambición por jugar la Champions frente a la desilusión por no poder estar en Europa.

La importantísima ausencia de Soldado y las molestias de Bakambu obligaron a Escribá a rediseñar su sistema táctico y saltar al estadio de Gran Canaria con un solo punta, dentro de un 4-2-3-1 con Nicola Sansone más adelantado, y una segunda línea de tres centrocampistas integrada por Samu Castillejo, Jonathan y Roberto Soriano. En defensa, el cuarteto que ahora se puede considerar como titular, con el argentino Musacchio.

El fútbol alimenta tópico tras tópico. Cada partido es un mundo, las estadísticas están para romperlas... Y efectivamente, los tópicos son tales porque se cumplen. Anoche volvió a suceder. El Villarreal tuvo su mayor debilidad en su mejor virtud. Dos errores graves de jugadores muy importantes dejaron al Submarino con el agua metida hasta la cocina y con peligro real de hundimiento en el espacio de tiempo que fue del minuto 10 al 20.

GOL EN CONTRA / Un centro de Dani Castellano desde el lateral izquierdo canario fue muy mal defendido por los dos centrales del Villarreal y Boateng consiguió un remate cómodo ante el que Andrés no pudo hacer nada. El 1-0 llegaba tras un gran inicio de partido de los hombres de Escribá. Presión muy adelantada, que lograba maniatar a la UD Las Palmas y conseguía un dominio posicional y del balón para los visitantes. Pero el Villarreal se pegó un tiro en el pie y empezó a perder sangre con abundancia en el minuto 20. Un fallo de Mateo Musacchio, impropio de un futbolista de su experiencia —y que no es el primero que comete esta temporada—, dejó a Boateng en clara ventaja para encarar en solitario a Andrés y Víctor Ruiz solo pudo frenarlo en el mano a mano con su portero con un empujón y un agarrón en la misma frontal del área. El árbitro mostró la cartulina roja al central zurdo del Villarreal cuando apenas se había alcanzado el minuto 20. Faltaban todavía 70 minutos y se afrontaban con un gol en contra y en inferioridad numérica.

LA REMODELACIÓN / Escribá ajustó líneas y tuvo que sustituir a Castillejo para dar entrada a Álvaro. Momentos de desconcierto y desajuste para el Submarino que la UD Las Palmas aprovechó para encerrar al Villarreal y generarle serios problemas que Andrés Fernández, con dos auténticos acciones de gran portero, desbarató en favor de los suyos.

El Villarreal superó su crisis y se replegó con orden para intentar suplir que jugaba uno menos. Lo logró con un buen posicionamiento sobre el campo y aprovechando las contras. Y Sansone dispuso de su gran ocasión para empatar, pero fue derribado por Bigas en el área, en un claro penalti que no señaló el árbitro.

El Submarino fue creciendo poco a poco. Su puesta en escena en la segunda parte no indicaba que jugaba con uno menos... aunque se notaba en ataque. Cuando el Villarreal se estiraba un poco para buscar el empate, el equipo canario le ponía en aprietos. Pero había que arriesgar. Sansone fue el primero en bordear la igualada. El italo-alemán gozó de una buena oportunidad con un disparo desde la frontal del área, pero Raúl Lizoain desvió a córner. Trigueros también probó al meta canario en un libre directo, con una folha seca que buscaba la escuadra de la portería de la UD las Palmas. Lo importante es que el Villarreal creía en sus opciones.

ORGULLO ‘GROGUET’ / Prince Boateng, un incordio toda la noche para la zaga del Submarino, dio dos avisos y alertó del riesgo de adelantar líneas. El Villarreal echó mano de orgullo y acabó lamentando sus graves errores del primer tiempo, porque con 10 hombres durante 70 minutos consiguió jugarle de tú a tú a un rival que vivió de las rentas del gol de Boateng.

Los amarillos convirtieron la recta final en un acoso constante al área canaria, con el oxígeno que Escribá dio al ataque con las entradas de Santos Borré y Bakambu. Ambos tuvieron sus opciones, pero faltó acierto en la definición. El Submarino dio la cara hasta el final, pero dejó escapar una buena oportunidad para acercarse al cuarto puesto. Los errores se pagan caros... y la baja de Soldado también.