+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Deportes

 

Un VAR, dos criterios

El Villarreal terminó desquiciado por la disparidad de criterio a la hora de aplicar el videoarbitraje. Dos jugadas en el área del Athletic -una mano de Yuri y un derribo a Peña-, pudieron haber cambiado el signo del partido, pero Jaime Latre decidió no revisar el vídeo para salir de dudas.

 

Gerard Moreno protesta una acción ante el colegiado Jaime Latre. - GETTY IMAGES

JOSÉ LUIS Lizarraga
04/11/2019

El gran protagonista del Villarreal-Athletic fue sin duda el portero del equipo visitante, Unai Simón, que con sus siete intervenciones, algunas de ellas de mucho mérito, permitió que un punto volara hacia Bilbao. Sin embargo, más allá del fútbol, en el conjunto amarillo terminaron molestos con el colegiado Jaime Latre, y más concretamente por el uso que realizó del VAR.

El sistema de videoarbitraje que se ha comenzado a aplicar en el presente campeonato de Liga ha servido en multitud de partidos para que el árbitro pueda revisar acciones polémicas y reducir al máximo los errores de los trencillas. En algunas ocasiones, como por ejemplo en el Levante-Villarreal, el VAR se aplicó al milímetro. Quién no recuerda cómo el árbitro hizo repetir un penalti porque había visto levemente adelantado a Andrés... Pues bien, este criterio tan estricto parece que en el partido de ayer ante el Athletic pasó a mejor vida.

DOS JUGADAS POLÉMICAS // En concreto en el Submarino pusieron el grito en el cielo por dos acciones. La primera de ellas, unas manos de Yuri en el área del Athletic no señaladas, ni revisadas por el árbitro. La última jugada antes del descanso, que tuvo a Peña como protagonista, también pudo acabar en penalti a favor del Villarreal, pero el colegiado no apreció que el contacto de Ibai al lateral fuera suficiente como para señalar la pena máxima.

Tras el choque, Calleja, muy prudente siempre a la hora de analizar el trabajo de los árbitros, no ocultaba el desconcierto: «Las decisiones del VAR comienzan a desesperar, porque las imágenes que he visto, por ejemplo, con la mano de Yuri, está claro que es manos y está dentro. No sabemos por qué el árbitro no ha consultado al VAR o no ha decidido ir a verlo. La acción es muy clara y si hubiera sido fuera del área, pues que señale falta. Ni eso».

DESESPERADOS // No solo el entrenador del Villarreal lamentaba la disparidad de criterio a la hora de aplicar el VAR. Recordaba Javier Calleja que de una jornada a otra, la decisión de un colegiado sobre el tiempo añadido podía ser considerablemente distinta: «Con respeto a los arbitrajes y al VAR hay cosas que no entendemos, como el tiempo de descuento, que en unos partidos es mucho, como en Eibar, y ante el Athletic, que ha sucedido más o menos lo mismo que allí, solo se añaden tres minutos. Muchas veces no entendemos el criterio que aplica cada colegiado».

Sin duda, el VAR tiene muchos aspectos que permiten defenderlo. Es más fácil para los árbitros hacer justicia —siempre que acudan a él cuando tienen dudas, no como ayer Jaime Latre—, aunque en la otra parte de la balanza puede ralentizar el fútbol y no siempre es infalible. De todas formas, más allá de posicionarse a favor o en contra de este sistema de videoarbitraje, lo cierto es que en el Villarreal lo que piden es una unificación en la práctica.

No es normal que unas manos en el área sean penalti o no, dependiendo del partido en el que se vean. Tampoco es normal que si un portero se adelanta levemente en un penalti, el mismo se tenga que repetir o no, dependiendo del guardameta implicado. La justicia debe ser la misma para todos y en este primer tramo de temporada se están aplicando diferentes criterios.

jlizarraga@epmediterraneo.com

@josellizarraga