+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Deportes

 

tercera división 3 35ª jornada

El Villarreal C golea al Olímpic y acaba con la imbatibilidad del líder

El segundo filial amarillo se impone con juego a un rival nervioso que acabó con nueve jugadores

 

El Villarreal C ha alcanzado un gran nivel de juego que le ha permitido ser capaz de derrotar al primer clasificado. - MEDITERRÁNEO

DANI DE MOYA
27/03/2017

El segundo filial del Villarreal logró una gran victoria ante el líder del grupo 6 de Tercera, el CD Olímpic de Xàtiva, acabando así con la imbatibilidad del único equipo que quedaba invicto en ligas de ámbito nacional.

El partido fue de principio a fin de alto voltaje entre dos equipos muy trabajados y peligrosos, pero pronto quedó decantado del lado amarillo tras el penalti del central visitante Fran y su expulsión. Darío Poveda se erigió como la figura al marcar dos goles.

Los canteranos amarillos saltaron con valentía ante el líder. Pronto fue premiado el desparpajo local, cuando en el minuto 12 Darío se escapó en carrera hacia el portero y, tras superarlo, encaró la portería vacía y fue derribado por el central visitante, Fran, penalti y expulsión. El mismo Darío se encargó de materializar la pena máxima, pese a tocarla el portero visitante.

La situación se ponía inmejorable para los de Carlos Pérez Salvachúa, pero los visitantes se guarecieron en defensa y cerraron todas las vías de entrada a su portería ante el control y la fluidez del esférico del Villarreal C. Poco más en ataque se vio, salvo un disparo a bocajarro del lateral derecho amarillo, Migue, que el guardameta del Olímpic desvió en una gran intervención.

El segundo periodo comenzó con planteamientos similares, hasta que en el minuto 64 el improvisado central del Olímpic, San Julián, vio la segunda amarilla y dejó a su equipo con nueve.

En el minuto 76, Pedrito, el más listo de la clase, tras quedarse aquejado fuera del campo, aprovechó los espacios y las inseguridades de la defensa rival para robar un balón en área contraria, sortear al portero y marcar a placer. La acción fue protestada por los visitantes y tras unos segundos de suspense el árbitro validó el gol, liándose una tangana que acabó con la expulsión del local Maxi por soltar la mano sobre un jugador visitante.

El Villarreal C dominó el resto del encuentro y a un minuto del final anotó el tercero en su cuenta gracias a Darío, que resolvió con maestría una gran jugada de Andrei por banda derecha.