+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Deportes

 

tercera 3 33ª jornada

El Villarreal C sufre pero supera al Segorbe en El Sisterre de penalti

El ariete Darío Poveda marca el gol de la victoria en la segunda mitad desde los once metros

 

El atacante del segundo equipo amarillo Akale intenta driblar a un defensa contrario en el lateral del área local. - CARLOS LAFFARGA

CARLOS LAFFARGA
13/03/2017

Triunfo por la mínima y con más sufrimiento del esperado del segundo filial del Villarreal en El Sisterre de Segorbe.

Los del Alto Palancia plantaron dos líneas muy juntas de cinco defensas y cuatro centrocampistas que obligó al Villarreal C a probar fortuna desde fuera del área sin excesivo acierto de cara a la portería contraria.

Los amarillos tuvieron la posesión de la pelota y dominaron el partido a excepción de los últimos diez minutos. La ocasión más clara de la primera mitad corrió a cargo de Andrei, quien el minuto 35 de partido ejecutó un potente disparo que se estrelló en el larguero.

Tras el descanso se mantuvo el dominio visitante. En el 51 el equipo de Juan Márquez se encontró con un contratiempo importante con la lesión de Riky Vaca, que tuvo que ser sustituido por Luca al tener molestias en el menisco fruto de un golpe con un contrario. Minutos más tarde, el Villarreal C pudo abrir el marcador en el ecuador de la segunda parte por mediación de Beli, que también envió el esférico al larguero. En este momento el equipo de Carlos Pérez Salvachúa jugaba con tres defensas tras la permuta de Migue dando entrada al al atacante Darío Poveda.

La clave // Seis minutos más tarde llegó la jugada de la polémica, que tuvo una gran importancia en el resultado final. El futbolista del Villarreal Pedrito, en un contacto con un zaguero local, se cayó en el interior del área, no obstante, dicho contacto tuvo lugar en la frontal del área.

El colegiado sancionó la jugada con pena máxima favorable a los amarillos. El ariete Darío no se puso nervioso y aprovechó el penalti para avanzar a los suyos engañando al cancerbero Carlos.

Tras el gol, los visitantes se replegaron y el Segorbe pasó controlar el tempo del partido, eso sí, a contracorriente. A nueve minutos de la conclusión el local Víctor fue derribado por un defensa del filial amarillo, una acción que el árbitro no apreció.

En la recta final, el Segorbe buscó el empate por todos los medios, con ocasiones de Víctor y de Sampa. No obstante, la suerte fue esquiva para los locales.