+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

PUERTAS GIRATORIAS

¿A qué se dedican los políticos europeos cuando abandonan sus cargos?

El 50% de los excomisarios y un tercio de los exeurodiputados están vinculados a organizaciones presentes en el registro de lobistas

 

José Manuel Durao Barroso, en su última rueda de prensa como presidente de la Comisión Europea, el 29 de octubre del 2014. - EFE / OLIVIER HOSLET

SILVIA MARTÍNEZ
04/02/2017

La polémica generada por contratación del expresidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, por parte de Goldman Sachs, no ha impedido que las puertas giratorias sigan actuando. Así lo denuncia un informe de Transparency International, que reclama más prevención de los conflictos de intereses.

"La contratación de Barroso fue una fantástica herramienta para reclutar euroescépticos. Si la UE quiere defenderse contra las crecientes fuerzas populistas tiene que probarse como un líder global en integridad y transparencia", recomienda el responsable de políticas de la organización, Daniel Freund. El estudio cifra en un 50% el porcentaje de los comisarios que han dejado la política en los últimos años y que trabajan para lobis registrados por la Comisión, y en un 30% el de los eurodiputados en la misma situación.

Un colectivo este último que no tiene ningún tipo de limitación; al contrario que los comisarios que sí tienen un periodo de 18 meses en el que tienen que pedir permiso a la Comisión para ejercer otras actividades, o los funcionarios de alto nivel con 24 meses, el mismo que los asistentes parlamentarios que están mucho más controlados que sus jefes. "Pueden irse a trabajar para lobis al día siguiente de dejar su cargo lo que aumenta el riesgo de conflicto de interés", denuncian.

 

INVESTIGACIÓN DETALLADA

De los 485 eurodiputados que dejaron el cargo político en esta última legislatura, 171 han encontrado trabajo fuera de la política, 51 de ellos en organizaciones inscritas en el registro de lobistas y 26 han sido contratados por consultores que trabajan para influir precisamente en sus antiguos colegas. Además, otros 18 trabajan para empresas o asociaciones empresariales incluidas en el registro, de ellos 9 son organizaciones no gubernamentales y 6 'think tanks'.

La investigacion da nombres y apellidos. Por ejemplo, la expresidenta de la comisión de asuntos económicos, la exliberal Sharon Bowles, que tras dejar la Eurocámara empezó a trabajar para la Bolsa de Londres y con cuyos representantes, según Corporate Europe Observatory, se reunió en una decena de ocasiones en los dos años anteriores a dejar el cargo, incluidas cuatro reuniones con su director ejecutivo, Xavier Rolet. O el liberal alemán Holger Krahmer que tras una década en la comisión de medio ambiente se convirtió en lobista de Opel.

La organización asegura que no hay nada malo en el hecho de que los políticos se pasen al sector privado pero el hecho de que un día estén diseñando leyes y al siguiente haciendo lobi sobre el mismo tema supone un problema, insiste Transparency que menciona a Olle Schmidt y George Lyon, empleados de la consultora Hume Brophy como expertos en servicios financieros e industria agroalimentaria respectivamente y miembros en su día de las comisiones de asuntos económicos y de agricultura.

El informe está plagado de ejemplos de altos cargos. Desde Durao Barroso, Neelie Kroes o Benita Ferrero-Waldner hasta antiguos responsables de gabinete o directores generales. Desde que la Comisión de Jean-Claude Juncker asumiera las riendas este Ejecutivo ha dado vía líbre a 114 solicitudes de actividades de excomisarios. Solo 40 llegaron al comité de ética que evalúa posibles conflictos de interés. La Comisión no rechazó ninguna. “La Comisión debe revisar su código de conducta completamente y establecer un órgano creíble, imparcial y transparente”, reclama el eurodiputado de los verdes Sven Giegold.

CANADÁ, EL ALUMNO AVENTAJADO

Canadá lleva la delantera en el control de las puertas giratorias. No solo porque su comité de ética -que evalúa los potenciales conflictos de interés- dispone de medio centenar de empleados sino porque tienen plenos poderes para investigar y sancionar. Ministros y diputados por ejemplo tienen prohibido durante los cinco años posteriores a dejar el cargo trabajar de lobistas.