+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

BRUSELAS APUNTA

El ala dura de la Comisión Europea se resiste a conceder una "multa cero" a España

Bruselas paraliza la congelación de los fondos estructurales hasta después del verano para que la Eurocámara de su opinión

 

Guindos, con su homólogo alemán Wolfgang Schauble, en una reunión del Ecofin en Bruselas. - AFP PHOTO / GEORGES GOBET

SILVIA MARTÍNEZ
20/07/2016

El culebrón en el que se ha convertido el procedimiento contra España, por no adoptar “medidas efectivas contra el déficit en 2015", no ha terminado. En una semana –el 27 de julio- Bruselas debe decidir la cuantía de la multa y el colegio de comisarios sigue dividido, con un ala dura que se resiste a conceder la “multa cero”que defiende el gobierno español, y un Jean-Claude Juncker empeñado en hacer la vista gorda. Tampoco hay consenso entorno a la nueva senda fiscal –si un año basta o necesita dos- y la única decisión firme por el momento es la paralización hasta después del verano de la suspensión de los fondos estructurales.

El pasado 12 de julio el Ecofin constató que el gobierno de Rajoy no hizo todo lo que pudo para cuadrar las cuentas. Esta decisión activó la cuenta atrás de las sanciones, que obliga a la Comisión Europea a dar dos pasos: proponer en un plazo máximo de veinte días -expira el 1 de agosto- una multa de hasta el 0,2% del PIB o unos 2.000 millones en el caso español, aunque puede ser reducida o cancelada, y suspender parte de los fondos estructurales comprometidos en 2017 que podría rondar los 1.000 millones.

La primera decisión llegará la próxima semana. La opinión mayoritaria, incluida la del presidente Juncker, es que la multa debe ser “cero”. El luxemburgués admite, según habría defendido durante el debate, que una multa cero “sería ridículo” pero también “que el ridículo no mata”. Palabras que algunos en la casa interpretan con que la sanción será nula hay un núcleo que se resiste y defiende la imposición de algún cierto castigo. Aún así, “algunos comisarios han dicho que la multa cero no es posible, que no es creíble y que debe haber un mínimo”, resume un alto cargo comunitario tras el nuevo debate de orientación celebrado este miércoles.

Es el caso de los halcones Valdis Dombrovskis y Jyrki Katainen, el austríaco Johannes Hahn o la sueca Cecilia Malmström. En el otro bando, la búlgara Kristalina Georgieva, la belga Marianne Thyssen, el portugués Carlos Moedas, el español Miguel Arias Cañete o el francés Pierre Moscovici, que defiende “una multa cero” porque considera suficientes las explicaciones y convincentes las medidas de ahorro planteadas por España carta de alegaciones remitida la semana pasada.

OPINIÓN DE LA EUROCÁMARA EN SEPTIEMBRE
 

Sobre lo que no habrá decisión ahora es sobre la suspensión de parte de los fondos estructurales comprometidos en 2017. El reglamento prevé la posibilidad de que el Parlamento Europeo someta la cuestión a un “diálogo estructurado” y su presidente, Martin Schulz, tras consultar a los grupos políticos, ya ha informado de que esa es la intención. La idea es organizar una discusión entre las comisiones de asuntos económicos y política regional en septiembre, tras el parón estival. Un retraso que permitirá al líder del PP ganar tiempo para seguir negociando la formación de un nuevo ejecutivo que en Bruselas son muy conscientes es absolutamente necesario para que pueda asumir los ajustes y recortes que inevitablemente tendrá que adoptar.

¿DOS AÑOS DE PRÓRROGA PARA EL DÉFICIT?
 

Este aplazamiento podría incidir en la presentación de la nueva senda fiscal para España, que el gobierno en funciones espera para fijar el techo de gasto con el que elaborar los presupuestos. Los nuevos datos de la Ayref confirman lo que muchos temían, que España se aleja del objetivo del 3,6% para 2016 que anunció Rajoy en abril lo que ha reabierto el debate sobre la nueva trayectoria y la posibilidad de dar una prórroga de dos años en vez de uno. Hasta ahora Bruselas era partidaria de dar un año adicional, hasta 2017, para situar el déficit por debajo del 3%. Los nuevos datos muestran, sin embargo, que “hay que discutir. Si España no llega a hacer medio punto entre 2015-2016, ¿podrá hacer dos puntos?. Eso es lo que tendrá que decidir el colegio”, señalan.