+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

consumo financiero

Los bancos bajan los tipos 'revolving' para evitar los juzgados

Consideran que la sentencia del Supremo, que no define el tipo usurario, intensifica la incertidumbre judicial Despachos de abogados acusan al sector de eludir la devolución de lo cobrado de más con las tarjetas

 

Un cliente realizando un pago con un tarjeta en un comercio. - FERRÁN NADEU

MAX JIMÉNEZ BOTÍAS
11/04/2020

La sentencia del Tribunal Supremo de primeros de marzo que declaró nulo por usurario el tipo de interés superior al 27% de una tarjeta de crédito revolving de Wizink, lejos de aclarar el panorama de demandas en los juzgados por esta cuestión, ha aumentado el embrollo judicial. La nueva jurisprudencia arroja cierta luz sobre que cualquier contrato de préstamo en que se estipule un interés notablemente superior al normal del dinero y desproporcionado debe ser nulo. Viene a decir que cualquier tipo de interés por encima de 21% podría considerarse usurario por un juez, ya que, finalmente, será este quien lo decida al examinar cada caso.

Para curarse en salud y evitar la litigiosidad --dicen fuentes financieras la mayor parte de las entidades especializadas en el crédito revolving han decidido bajar el tipo de interés de sus tarjetas por debajo del 21%. Wizink (Santander), Bankinter, CaixaBank, Bankia. (ya lo mantenía en ese porcentaje), así como varias de las firmas que se dedican exclusivamente al consumo --todas con medidas de diferente alcance--, han tomado la decisión de bajar el tipo de interés para esas tarjetas que incluyen una cuota fija y no tienen amortización definida en el tiempo.

Eludir compensación

Mientras las entidades financieras argumentan que esta es la única manera de soslayar la indefinición provocada por la última sentencia del Tribunal Supremo, abogados y consumidores consideran que la decisión elude para los casos en los que e l crédito aún está vigente, compensar la diferencia entre el tipo de interés que se pagaba antes y el actual, una diferencia que puede llegar a ser de seis puntos porcentuales. Wizink ha diseñado una estrategia para confundir a sus clientes y evitar así tener que devolver el dinero que que ha cobrado de más, afirma Estel Romero, abogada de Sanahuja Miranda.

Este despacho de abogados defiende que la sentencia de marzo especifica que el dato a tener en cuenta si un interés es usurario o no será el tipo de interés publicado por el Banco de España en la fecha en la que se firmó el contrato. Si se considera que el tipo de interés es usurario se declara nulo el contrato y el banco deberá devolver todo el dinero pagado de más por el cliente, sostiene Romero.

Wizink es una de las entidades con un mayor número de créditos 'revolving' comercializados, pero también es la que más demandas ha tenido que afrontar. Cuando planteó el recurso fallado por el Supremo ya defendió que las tarjetas 'revolving' tal y como se estaban comercializando en la mayor parte de los casos en España no deberían considerarse usurarias. Fuentes financieras insisten en que ese tipo de plástico es un producto que se comercializa con características muy parecidas en toda Europa, en EEUU, Australia o en China. "Y en todas ellas, los precios están muy alineados a los precios que hay en España", señalan.

Despachos de abogados

Al contrario de lo que esperaban los bancos, la sentencia ha aportado mayor inseguridad jurídica de la que existía con anterioridad. Y abre el terreno del crédito a una mayor litigiosidad judicial "que no beneficia a nadie", consideran la fuentes consultadas, "salvo a los despachos de abogados que tienen su negocio montado en las reclamaciones a la banca", agregan. Esa incertidumbre tendrá un efecto en el acceso al crédito, sostiene el sector, ya que consideran que cuando se establece de manera exógena (por parte de los jueces, que no conocen el mercado) una referencia de precio, sin tener en cuenta cómo funciona ese mercado, la consecuencia es "que se puede cerrar el acceso al crédito para mucha gente", que no cumpla con determinados criterios de riesgo. Se subraya en este sentido que la referencia del Banco de España para los créditos de las tarjetas considerada por la sentencia no es la habitual de mercado, que es la tasa anual equivalente (TAE), sino la de tipos de interés de nuevas operaciones (TEDR), que no incluyen gastos ni comisiones y que en febrero estaban al 19,8% para las tarjetas 'revolving', mientras que el supervisor no ofrece referencias para la TAE.

Es habitual que desde el sector financiero se apunte a restricciones cuando el viento no va a su favor. Recuerdan que las entidades que ofrecen crédito 'revolving' están supervisadas por el Banco de España y que si estas no dan crédito, los clientes acabarán en el sistema financiero no regulado, donde las garantías son menores. Lo cierto es que de acuerdo o no con las resoluciones judiciales, se han sentido obligadas bajar el tipo de interés de unas tarjetas que han puesto en serios apuros financieros a muchos clientes. "Lo hemos reducido al 21% porque queremos evitar el riesgo de la interpretación particular que pueda hacer cada juez. Por intentar buscar cierta seguridad jurídica donde no la hay", explican en una de estas entidades.