+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Impacto económico del covid-19

Las caídas del Ibex-35 por el virus dejan valores a precio de saldo

El Gobierno, precavido, blinda a las empresas «estratégicas» para evitar el control extranjero. JP Morgan o Blackrock usan las ‘rebajas’ para irse de compras por las cotizadas españolas

 

Sede de la bolsa española, el Ibex-35, en Madrid. - EUROPA PRESS / MARTA FERNÁNDEZ

SARA LEDO
23/03/2020

La crisis sanitaria por la pandemia del coronavirus ha provocado el desplome de las bolsas de todo el mundo. Suman ya cuatro semanas de pánico bursátil que han tenido como puntilla la guerra de precios en el seno de la OPEP, entre Arabia Saudí y Rusia. El resultado en España ha sido una pérdida del Ibex-35 superior al 30% de su valor y el desplome de empresas como Telefónica, Iberdrola, Repsol, Santander o BBVA que se han quedado, para muchos, a precio de saldo.

Y a río revuelto, ganancia de pescadores. Muchos inversores no han dejado pasar la oportunidad de echar el anzuelo sobre empresas que se han puesto a tiro de opa. El ejemplo más claro ha sido JP Morgan. El banco estadounidense ha aprovechado la crisis para convertirse en el segundo accionista de Repsol (6,8%), tras hacerse con un 4,7% de la petrolera el 13 de marzo. La entidad financiera tenía hasta ese momento un 2,1% en la empresa de Antoni Brufau, que ha perdido la mitad de su valor desde que comenzó el año.

objeto de deseo / Pero JP Morgan no ha sido la única que ha estado de pesca estas semanas. Blackrock aprovechó el desplome de Telefónica –cerca de un 45%– para hacerse con un trozo (0,085%) de la teleco, hasta elevar su participación al 5,210%. Alrededor de 20,5 millones de euros se dejó el fondo en la empresa que dirige José María Álvarez-Pallete. También picó en ACS, con una alza del 4,977% al 5,026% de presencia.

«Es un momento de pánico al que se llega tras una sobrereacción agravada por algoritmos. Las cotizaciones actuales no responden a lo que tendría que ser la cotización de unos valores de empresas rentables, con un proyecto a medio y largo plazo interesante, son valores muy bajos», explicó el profesor de Estudios de Economía y Empresa de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), Enric Serradell.

Unas rebajas inesperadas que son objeto de deseo para muchos inversores, especialmente fondos como JP Morgan o Blackrock, que aprovechan los momentos de mayor pánico y volatilidad para sus inversiones estratégicas. «Los fondos, si ven que las valoraciones no se corresponden con los precios actuales, ven una oportunidad y la van a aprovechar», reconocía Joaquín Robles, analista de XTB.

EL ANTÍDOTO / El presidente del Gobierno sorprendió esta semana con el anuncio, dentro de su decreto de medidas económicas, de una especie de «acción de oro» para evitar que inversores de fuera de la Unión Europea se hiciesen con una participación superior al 10% de empresas españolas de determinados sectores clave. Véase, eléctricas, telecos, medios de comunicación...

¿Es que había una amenaza sobre alguna de ellas? La vicepresidenta y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, negó la mayor la semana pasada durante una comparecencia pública y aseguró que tanto la decisión de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) de reducir las operaciones a corto, como el blindaje del Gobierno, lo único que hacen es tratar de evitar una «situación indeseable».

Una especie de antídoto a fin de «prevenir cualquier situación de riesgo» porque «hoy por hoy no hay ningún tipo de amenaza en el horizonte», remachó Ribera.

Eliminado el principal peligro, todavía queda. El selectivo español cerró el viernes su cuarta semana consecutiva a la baja y aunque la actuación acompasada de los bancos centrales logró aliviar el pánico no ha conseguido subir el ánimo. Seguirá habiendo valores bajos y oportunistas al acecho, según el profesor de Economía de Deusto, Massimo Cermelli.

El momento clave será «cuando se empiece a aplanar la curva sanitaria en Italia». «Entonces se producirá el repunte en el resto de mercados y habrá una señal clara de inversión de la tendencia», explicó Cermelli.

El mes de abril será un buen momento, a su juicio, para invertir, no solo para los fondos, sino también para los minoristas que quieran rentabilizar sus ahorros.