+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

La contratación en agricultura e industria gana peso tras el verano

Ambos sectores crecen frente a los servicios, más afectado por la segunda ola del coronavirus Los contratos firmados en septiembre y octubre fueron 3.183.841, un 26% menos que en el 2019

 

33 Unos temporeros cortan y cargan con uva tinta en una explotación agrícola. - EFE / RAQUEL MANZANARES

EFE
21/11/2020

L as contrataciones realizadas tras el verano en los sectores de la agricultura y la industria han ganado peso frente a unos servicios más afectados por las restricciones de esta segunda ola de contagios, que no obstante siguen protagonizando 2 de cada 3 acuerdos laborales. Según los datos del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), el número de contratos laborales registrados entre septiembre y octubre ascendió a 3.183.841, cifra que representa un descenso del 26% respecto al mismo periodo del año anterior.

De estos contratos, la mayor parte (un 64%) se suscribieron en el sector servicios, como es tradicional, muy por delante de la agricultura (17,8%), la industria (12,7%) o la construcción (6,1%). Entre septiembre y octubre del 2019, se realizaron 4,32 millones de contratos y los servicios acapararon el 71,6% de ellos, es decir, siete puntos menos que este año, en tanto que la agricultura y la industria representaban cuatro y tres puntos menos, respectivamente.

Hay que tener en cuenta también que, de los 633.192 trabajadores que había protegidos por un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) de media en octubre, 545.161 estaban en el sector servicios.

Así, durante las restricciones de mayo y junio, se realizaron en España dos millones de contrataciones. De ellas, el 55% fue en el sector servicios. Esta tasa se elevó al 68% en los meses de julio y agosto, cuando ya en la nueva normalidad se suscribieron 2,6 millones de contratos laborales en total en el país.

Al mirar cómo ha evolucionado la contratación interanual, se observa que la caída comienza en marzo, con la declaración del estado de alarma, alcanza su tasa máxima en abril (61,9% menos) con la hibernación de la economía, y a partir de ahí se va moderando mes a mes hasta septiembre (22,1%).

En octubre volvió a agudizarse el descenso interanual en el número de contratos laborales (30,3%), una vez entraron en vigor las nuevas medidas amparadas en el estado de alarma como los cierres perimetrales de territorios, toques de queda y clausuras de hostelería.

«Se trata de un dato profundamente ambivalente», advirtió, ya que muestra, por un lado, que el mercado vuelve a ritmos más habituales, pero que, por otro, vuelve a señalar que el empleo «camina de la mano de vínculos débiles (...) de contratación temporal», con nueve de cada diez contratos eventuales.

Sin embargo, los datos muestran también que los contratos de corta duración, aquellos que duran menos de un mes, han reducido su peso sobre el total, del 37% de octubre del 2019 al 33 % de este año. No obstante, la elevada temporalidad es también para los sindicatos un motivo de preocupación, que prueba que los contratos eventuales son utilizados de manera habitual por las empresas «como mecanismo de recorte de gastos».

Así lo asegura Comisiones Obreras, que además de la temporalidad del mercado laboral, critica también la alta parcialidad, ya que el 44% de los contratos indefinidos y el 33% de los temporales firmados en octubre fueron a jornada parcial.

UGT también manifiesta la necesidad de cambiar el mercado laboral «para eliminar las condiciones precarias en las que se crea cierta parte del empleo y sustituirlo por empleo de calidad, estable y que sea fruto de un nuevo modelo productivo». H