+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

TIPOS DE INTERÉS

Deutsche Bank pide al BCE que ponga fin a "la era del dinero barato"

La solicitud del banco alemán sucede a un día de la cita mensual para abordar la política monetaria de la eurozona. El consejero delegado de la entidad apuesta por Fráncfort como centro financiero post-'brexit'

 

Una oficina del Deutsche Bank en Londres. - REUTERS

AGENCIAS
06/09/2017

El consejero delegado de Deutsche Bank, John Cryan, pide al Banco Central Europeo (BCE), a solo un día de que tenga lugar la cita mensual de la entidad para abordar la política monetaria de la eurozona, que ponga fin a "la era del dinero barato" con tipos de interés ultrareducidos.

Así lo señaló el directivo en un acto organizado por el diario alemán 'Handelsblatt', donde además advirtió de la existencia de burbujas en los mercados de capitales, tales como en acciones o bonos.

"ERA DEL DINERO BARATO"

"La era del dinero barato en Europa debe llegar a su fin, a pesar de la fortaleza del euro", señaló Cryan. El consejero delegado del banco alemán añadió que es una desventaja competitiva para la banca, ya que lastra la rentabilidad, algo que Deutsche Bank no ha podido compensar con la disciplina de costes.

Los bajos tipos de interés, así como la penalización a la banca por la tenencia de dinero en efectivo, son solo algunas de las medidas de la entidad central comunitaria por revitalizar la economía de la eurozona a raíz de la crisis financiera mundial.

FRÁNCFORT COMO CENTRO FINANCIERO

De igual forma, Cryan aprovechó para mostrar su querencia por Fráncfort como centro financiero una vez se haga efectivo el 'brexit'. "Solo hay una ciudad europea que puede cumplir con los requisitos, y esa es Fráncfort", aseguró.

El 'divorcio' de Reino Unido de la Unión Europea ha llevado a que los bancos e inversores de Londres estén evaluando otras ciudades a las que 'mudarse' para que, una vez se concluya la salida, puedan seguir con sus operaciones en el Viejo Continente sin ningún obstáculo comercial ni costes adicionales.