+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

SUPERMERCADOS

Dia se salva in extremis del concurso de acreedores

El fondo del ruso Mijaíl Fridman llega a un acuerdo con las entidades bancarias . La presidenta del Banco Santander anunció el acuerdo vía Twitter

 

Dos jóvenes pasan frente a un supermercado Dia, en Madrid. - JUAN MEDINA

SARA LEDO mediterraneo@elperiodico.com MADRID
21/05/2019

Una vez más Mijaíl Fridman se salva in extremis. El banco que dirige Ana Patricia Botín no se lo ha puesto nada pero que nada fácil al fondo de inversión del ruso, pero finalmente ha alcanzado un acuerdo con Fridman sobre la deuda para evitar la entrada del grupo, ayer, en preconcurso de acreedores. La presidenta del Banco Santander lo avanzaba a media tarde vía Twitter y el fondo de inversión informaba del hecho a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) tiempo después.

Letterone, principal accionista de la cadena de supermercados con el 69,76% de Dia tras la opa, conseguía la semana pasada un acuerdo con 16 de los 17 bancos pero seguía sin tener la luz verde del Banco Santander, el principal acreedor de los supermercados Dia con el 22,5% de la financiación sindicada, 912 millones de euros. El principal escollo se encontraba en que Dia debe hacer frente en julio al vencimiento de una emisión de bonos de 300 millones de euros y Fridman podría dedicar parte de la ampliación de capital al pago de estos bonos.

La presidenta del Santander, Ana Patricia Botín, se quejaba en declaraciones a los medios de comunicación tras su participación en un acto organizado por Finantial Times, una hora antes del anuncio del acuerdo en la red social, que lo que reciben los bancos españoles «es realmente muy inferior» a lo que reciben los bonistas extranjeros, que cifró en el 100%. Y he ahí el problema. Una hora más tarde, Botín anunciaba en Twitter el acuerdo y hacía referencia precisamente a la eliminación de esa diferencia. «Finalmente el presidente de Letterone se ha comprometido a trabajar para eliminar la discriminación entre bonistas y bancos de Dia, lo que creemos es un tratamiento justo. Santander de manera responsable ha decidido apoyar a Dia y sus empleados», escribió Botín.

El acuerdo cerrado entre Letterone y el resto de entidades –el resto de bancos firmaron el viernes pasado– se resume en la extensión de los vencimientos de la deuda hasta marzo de 2023 (lo mismo que se acordó con el Consejo de Administración), la no amortización de la misma con el dinero de la ampliación ni de la desinversión de las perfumerías Clarel ni de los supermercados Max Descuento y nuevas líneas de financiación de 380 millones para el pago a proveedores.

Con la opa resuelta y el acuerdo de refinanciación bancaria, el siguiente paso pasaríapor ejecutar el nombramiento de una mayoría de miembros del Consejo de Administración de Dia propuestos por LetterOne –donde ahora no tienen representación después de que a finales del año pasado dimitieran sus consejeros– para poder realizar la ampliación de capital de 500 millones comprometida en la última junta de accionistas de la compañía y así recuperar el equilibrio patrimonial y salir de la situación de quiebra técnica.

Supermercados Dia cerró 2018 con pérdidas de 352 millones y una caída en las ventas. El inicio de 2019 no ha sido mejor: pérdidas de 144 millones.

ALERTA DE LA CNMV / Las declaraciones de la presidenta del Santander, Ana Patricia Botí,n afirmando que Mijaíl Fridman ofrece menos a los bancos acreedores de Dia que a los bonistas extranjeros y el tweet publicado con el que ha dado luz verde al ansiado acuerdo entre Dia y Santander –a las 17.20 horas, antes del cierre de la Bolsa– no han pasado desapercibidas a ojos del supervisor español.

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha anunciado estar «estudiando o analizando», tanto las declaraciones como el tweet de la presidenta del Banco Santander, para saber cómo se han producido y qué efecto han tenido.

No obstante, el órgano regulador aclara que no se ha abierto ningún tipo de investigación formal, sino que se trata de examinar al detalle lo sucedido.