+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Dimite el director de operaciones de Ryanair, Michael Hickey

El cambio en la dirección responde a la crisis organizativa y de personal que vive la compañía 'low cost'

 

El presidente de la compañía Ryanair, Michael OLeary, al inicio de una rueda de prensa en Madrid. - DAVID CASTRO

EL PERIÓDICO
09/10/2017

Cambios en la gestión de Ryanair. El director de operaciones de la compañía aérea Ryanair, Michael Hickey, presentó el pasado viernes su dimisión, que será efectiva a finales de este mes, según confirmó la propia empresa. Hickey deja así una empresa donde ha prestado casi 30 años de servicio desde que se incorporara a sus filas en calidad de ingeniero en 1988, antes de desempeñar el rol de jefe del Departamento de Ingeniería en 2000, y finalmente director de operaciones, cargo que desempeñaba desde 2014.

El consejero delegado de Ryanair, Michael O'Leary, ha confirmado que Hickey permanecerá en la compañía en calidad de asesor "para suavizar la transición hacia un sucesor", proceso que comenzará inmediatamente. Entre los proyectos pendientes se encuentra un contrato multianual de mantenimiento de motores y la construcción de nuevos hangares en Sevilla y Madrid.

Cancelación de vuelos
La dimisión llega en un momento complicado para Ryanair, tanto por la cancelación masiva de vuelos por falta de personal, como por las complejas relaciones laborales con su plantilla, especialmente los pilotos. El sindicato independiente de tripulantes de cabina de líneas aéreas (Sitcpla), con representación en compañías como Iberia, easyJet y Air Europa, ha abierto la primera sección sindical de los TCP de Ryanair en España, que suma a 1.7000 tripulantes en una docena de bases.

Anomalías sindicales en Ryanair
La primera sección sindical de TCP de Ryanair en España se abrió tras la celebración de sendas asambleas de en las bases de Madrid y Barcelona, los días 4 y 5 de octubre, y la votación en todas las bases españolas. Otros sindicatos miembros de la EFT (European Transport Workers' Federation) están dando pasos similares en otros países y la propia asociación europea está coordinando una respuesta global a las "anomalías que presenta Ryanair en materia de derechos laborales de sus trabajadores", según informa el sindicato Sitcpla.

Cumplimiento de la normativa
"Es urgente reconducir a Ryanair hacia el cumplimiento estricto de la normativa europea y el respeto a la libertad sindical y de asociación de sus trabajadores, antes de que siga provocando daños irreversibles al sector europeo del transporte aéreo, tanto a las aerolíneas como a los pasajeros", añade el sindicato, que asegura que "el modelo de negocio de la 'low cost', basado en el 'dumping social', debe cambiar", explican fuentes sindicales. Los pilotos europeos, a través de la asociación European Cockpit Association (ECA), también han respaldado al colectivo de Ryanair y han reclamado cambios profundos en la forma de contratación de la 'low cost' irlandesa.

Aumentos salariales
Ryanair ha enviado una carta a toda su plantilla de pilotos en la que ofrece un aumento de entre 5.000 euros y 10.000 euros anuales a partir del 1 de octubre a los pilotos con base en Dublín, Stansted, Berlín y Fráncfort, las cuatro más importantes de las 82 bases desde las que opera la aerolínea irlandesa de bajo coste, y espera abrir una negociación en los próximos meses en las restantes.

Sentencia en la UE
La reciente sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TUE) tras varias denuncias de TCP contra Ryanair y sus agencias de contratación ha supuesto "un punto de inflexión". En su fallo, el TUE dictaminó el pasado 14 de septiembre que el personal de vuelo de las compañías aéreas tiene el derecho de recurrir a los tribunales que considere "más cercanos a sus intereses", ya sea donde la empresa tenga su domicilio o en donde el trabajador desempeñe su trabajo, y no a la jurisdicción irlandesa, como defendía Ryanair. El caso se refiere al de seis trabajadores españoles, portugueses y belgas contratados entre 2009 y 2011 como auxiliares de vuelo por las empresas irlandesas Ryanair y Crewlink --principal agencia de contratación y formación de personal de tripulación de la 'low cost'--, que operan en el aeropuerto de Charleroi como base.